Desde La Mesa Mota

Nada más y nada menos que siete vías distintas mueren en una misma rotonda, la del Padre Anchieta en La Laguna, llamada también la rotonda del caos.

12.05.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Nada más y nada menos que siete vías distintas mueren en una misma rotonda, la del Padre Anchieta en La Laguna, llamada también la rotonda del caos, porque en ella, sobre todo en horas punta y de entrada y salida de las clases de dos campus de la Universidad de La Laguna, se arma un monumental follón del tráfico rodado, con atascos y grandes retenciones.

A ese lugar van a parar la Avenida de la Trinidad, La calle del Polideportivo de la ULL y la que da acceso a la Estación de Guaguas, el carril de entrada a La Laguna de los vehículos procedentes de Santa Cruz; el carril de salida de los coches que se dirigen a la capital desde Aguere, los vehículos que acceden desde la carretera dorsal de la Isla, los que provienen de Geneto y los que bajan por la avenida del astrofísico Francisco Sánchez.

Es tal el lío de tráfico que se forma allí, que las colas en la Trinidad llegan casi hasta la calle de Herradores, y la entrada a La Laguna desde la TF-5 está colapsada, con retenciones que abarcan hasta la altura de Guajara. Las colas de los coches que bajan desde La Esperanza alcanzan el cruce del Coromoto y Los Baldíos, y en medio de todo el fregado, centenares de estudiantes universitarios cruzando los enlaces de la rotonda por los ocho pasos de peatones existentes en sentido circular al monumento al santo jesuita tinerfeño, fundador de Sao Paulo.

Se necesitan medidas urgentes para descongestionar el tráfico en este punto neurálgico del tránsito rodado, pero las autoridades insulares, competentes en el tema, no han movido ni un solo dedo. La Guardia Civil ya ha hecho varias recomendaciones y hay quien apuesta por construir un paso elevado para los peatones e instalar semáforos, regulados por cámaras, en las intersecciones, para dar una mayor fluidez y acabar con este incómodo problema para miles de conductores..

Los ciudadanos que pasamos casi todos los días por la rotonda del caos debemos exigir que el presidente del Cabildo mueva el culo, encargue los estudios pertinentes y solucione de una vez estas colas y estos atascos. Y, si no sabe cómo hacerlo, que se vaya a su casa. Que ya está bien, coño.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: