Opinión

Lejos de lo que se creía la sensibilidad es un signo de fortaleza, ahora se está conociendo más sobre las personas altamente sensibles muchos dicen que es un don que por supuesto ha de ser gestionado.

13.03.2019 | Redacción | Opinión

Por: Sonia Rodríguez  Acosta

Coach

Lejos de lo que se creía la sensibilidad es un signo de fortaleza, ahora se está conociendo más sobre las personas altamente sensibles muchos dicen que es un don que por supuesto ha de ser gestionado. Porque este tipo de sensibilidad es carne de cañón de ansiedad y depresión. La persona altamente sensible les llega más información porque captan cada mínimo detalle. Imagínate un colador, las personas que no poseen este rasgo filtra la información que les entra, las personas altamente sensibles tienen los huecos del colador más ancho con lo cual la información que les entra es mucho más, a nivel sensorial perciben más que las que no lo son. Por supuesto esto tiene sus ventajas se ve el mundo de una manera diferente al resto viendo la belleza de la naturaleza por ejemplo es vivir desde el corazón. Deleitándonos con el mar, con el canto de un pájaro etc… este tipo de personas tienen que buscar su propio refugio donde obtengan esa paz y quietud. Ya que son personas con una tendencia a estresarse fácilmente por la cantidad de información sensorial recibida.

Este tema es un tema que realmente me apasiona y que estoy descubriendo ahora y me parece realmente apasionante. Los niños altamente sensibles se les van viendo por el rango que van tomando. Lo que a veces por falta de información los padres no se percatan de esto. Se cree que es un rango hereditario por lo que alguno de los progenitores lo posee. Por lo tanto poseerlo no es signo de debilidad, sino de fortaleza. Es un don que a veces no se sabe manejar puede llegar a un cansancio extremo por toda la información recibida. Salir de la mente y conectar con tu esencia es el ejercicio más productivo y con mejores resultados en este caso. Por supuesto con trabajo y constancia y también con la aceptación plena de tu yo. Lo sé a veces no es fácil ver la belleza de todo y aceptar tu parte más dramática. Lo cierto es que todos somos vulnerables por un lado o por otro pero lo somos.

Al ser sensible, eres un ser empático por lo tanto todo esa información te llega y de alguna manera se almacena en tu base de datos. Port otro lado somos seres creativos con una imaginación enorme para crear. Pintura, escultura, arte, música, de echo la música es terapia. Ponte música relajante para meditar. No se trata de dejar la mente en blanco, deja pasar tus pensamientos como nubes. Poco a poco con la práctica lo iras consiguiendo. La mugía esta en lo simple y poner en práctica lo que a ti te sirve, no a todo el mundo le sirve lo mismo. Las emociones de una persona altamente sensible se suben a una ruleta rusa y en esa ruleta van girando. Si sumas los miedos obtendrás tristezas y si sumas las tristezas obtendrás la rabia. La rabia te puede servir como motor para seguir hacia delante conectar con ella te dará fuerza. Otro punto importante es que son personas muy intuitivas. Esto utilizado en positivo es una herramienta muy poderosa por ejemplo en el campo laboral. El don de ser sensible una mirada desde el corazón.

Sonia Rodríguez Acosta

Sonia Rodríguez Acosta

Coach de vida
Coach de procesos emocionales
Coach nutricional
Especialista en gestión de la ansiedad, miedos, fobias, motivación, autoestima y educación emocional.

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.