Desde La Mesa Mota

Una querida amiga me llama por teléfono, indignada --con mucha razón--, porque tenía una cita médica este martes en Cardiología en el Centro de Atención Especializada de San Benito (La Laguna), dependiente del HUC y del Servicio Canario de Salud

16.08.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Una querida amiga me llama por teléfono, indignada --con mucha razón--, porque tenía una cita médica este martes en Cardiología en el Centro de Atención Especializada de San Benito (La Laguna), dependiente del Hoispital Universitario de Canarias y del Servicio Canario de la Salud. Llega a la hora concertada al edificio correspondiente y le dicen que no hay consulta, que está cerrada, con lo que esta mujer, que es diabética y tiene problemas en las arterias coronarias, con una severa lesión, se queda descompuesta y sin novio.

A esta chica no lo quedó más remedio, entonces, que pedir una nueva cita y se la dan no para el mes que viene, pongamos por caso, sino para el año 2020. Como lo están leyendo, por lo que lógicamente le entró una crisis de ansiedad.

Tras conocer la fecha "tan apremiante" de una nueva consulta, presentó la oportuna reclamación en el departamento de atención al paciente, pero me da a mí que esa queja la archivarán sin siquiera leerla, porque casi todo lo que dependa del SCS y del HUC es un auténtico caos.

Este no es un caso aislado, que se produzca de uvas a peras. Son "contratiempos" que se producen de forma muy habitual en este centro y creo que se está jugando con la salud de las personas y el diputado del Común debería investigar estos asuntos. Si esta mujer espera por una consulta más de año y medio y debido a su estado de salud, es posible (aunque no deseable, desde luego) que en ese intervalo ya no esté con nosotros. Y, en ese caso, aquí no pasaría nada. Solo que un paciente menos que atender, porque ya estaría criando malvas en un camposanto, que Dios no lo quiera.

No soy quien para recomendarle nada a nadie, pero le dije que si fuera uno al que le hubiera pasado este desagradable hecho, el jueves --después del festivo de la Asunción-- me plantaba en el edificio de Consultas externas del HUC a primera hora de la mañana y armaba un pollo de aquí te espero, en caso de que no me atendieran

Los responsables de la Sanidad pública en este Archipiélago son unos incompetentes y no tienen vergüenza. Estas situaciones no se deberían dar nunca en un centro público de atención sanitaria, especializado o no.

Y además se da la circunstancia de que esta amiga siempre fue siempre bien tratada en el Hospital de la Candelaria, pero como vive en el término municipal de La Laguna, enviaron su historia clínica al otro HUC, que es el que "obligatoriamente" le corresponde por su residencia lagunera, lo que es un auténtico disparate, ya que a los usuarios del Servicio Canario de Salud de Tenerife no nos dejan elegir uno u otro hospital. Ver para creer. ¿No había libertad de elección de médicos? Son unos insensatos y unos caraduras.

No hace falta recordarles que el señor Baltar, consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, fue cocinero antes que fraile y que trabajó, antes de entrar en el gabinete de Clavijo, como gerente de un grupo privado de clínicas de Las Palmas. ¿Qué podemos esperar de tal individuo? ¡De vergüenza! 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: