Al Golpito

Unos abuelos; que el virus asesino COVID-19, insiste en verlos como dianas para que los dardos envenenados del coronavirus les lleguen a sus corazones

30.03.2020 | Redacción | Opinión

Por: Rafael J. Lutzardo Hernández

En estos difíciles momentos por lo que el mundo esta atravesando; los abuelos representán un gran y maravilloso papel en los valores de las familias.

Unos abuelos; que el virus asesino COVID-19, insiste en verlos como dianas para que los dardos envenenados del coronavirus les lleguen a sus corazones.

Gracias a esos abuelos que aún siguen con vidas, muchas familias pueden ir a sus respectivos trabajos, al dejarles a sus nietos a sus cuidados.

Personas que en estos momentos difíciles y duros tienen que acudir cada día a sus respectivos trabajos; especialmente aquellas personas que pertenecen al mundo sanitario; los cuales están arriesgando sus vidas para salvar a miles de personas. Incluso, las nuestras. Tanto de jóvenes como de mayores.

Del mismo modo, de otras personas que tienen que velar por nuestra seguridad como son las Fuerzas del Orden Público, Seguridad Privada; personal de limpieza; empleados/as de las grandes superficies de productos alimenticios, bomberos, conductores de guaguas, camioneros, carteros, taxistas, fábricas esenciales, banqueros, funcionarios de prisiones y Ongs solidarias con los más necesitados.

Ahora, que muchos niños/as no tienen clases en los colegios; guarderìa y kinder, son los abuelos los que asumen esas gran responsabilidad.

Es por ello que merecen un re conocimiento público por la gran labor que realizan en las familias con amor e ilusión.

Un gran aplauso para ellos.

Sin duda, ellos, esos abuelos maravillosos, son la sapiencia y experiencias de las páginas del libro de la vida.

Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Periodista y escritor. Actualmente colabora como columnista y realiza reportaje de sociedad en El Diario de Avisos.

Autor de numerosos prólogos de libros y programas de fiestas populares de nuestra tierra. Autor del libro "Vamos de Guachinches y otras casas de comidas"

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.