Al Golpito

La emigración canaria supuso un gran paso para que las páginas de la Historia de la emigración quedaran impregnadas de lo que sucedió en un determinado momento del pasado

08.02.2020  Redacción | Opinión

Por: Rafael J. Lutzardo Hernández

La emigración canaria supuso un gran paso para que las páginas de la Historia de la emigración quedaran impregnadas de lo que sucedió en un determinado momento del pasado. Especialmente, en la búsqueda de una mejor calidad de vida. Una huida obligada por la persecución de la dictadura del franquismo, motivando miserias, hambre y muertes.

Por otro lado, y en lo que respecta a la emigración canaria en Cuba, el trabajo de un investigador cubano refleja que ya en el censo de 1.863 el número de éstos era muy superior al de emigrantes de otras zonas españolas, concentrados fundamentalmente en La Habana, Puerto Príncipe (actual Camagüey) y Matanzas.

Una investigación reciente asegura que la región española con mayor influencia en el desarrollo de Cuba es Canarias.

El historiador camagüeyano Ramiro Manuel García afirma que “esta inmigración es el desplazamiento más popular y de mayor arraigo que ha existido de España en Cuba", con unas 30.000 personas en el s. XVIII.

El investigador constató la presencia de canarios ya en 1.510 y en el censo de 1.863 se reflejaba que el número de éstos era muy superior al de emigrantes de otras zonas españolas, concentrados fundamentalmente en La Habana, Puerto Príncipe (actual Camagüey) y Matanzas. Esta ciudad fue fundada precisamente por familias canarias en 1.693 según otros documentos históricos, que atribuyen a los pequeños huertos y plantaciones de tabaco su nacimiento.

Una nota publicada en la prensa cubana afirma que el historiador ha dedicado más de tres décadas al estudio del tema entre sus obras más importantes está “Cuba: sueño canario. Historia de una emigración”, publicada por la editorial Acana en el 2002 y "Vida de Silvestre de Balboa y Troya: El canario pre-cursor de la Literatura Cubana".

García asegura que el 36% de los canarios que emigró a Cuba en un periodo determinado -1.847 a 1.860- eran mujeres, unas diez mil. Un fenómeno poco frecuente en la época, marcado por la costumbre de migrar en grupos familiares de esta región y por el hecho de que las esposas siempre acompañaran a sus maridos allá donde fueran.

Las mayores concentraciones de canarios se encontraban en zonas rurales en las que se cultivaba el tabaco o la caña de azúcar, existía ganadería o cultivos varios.

En el caso de Matanzas, otras fuentes como el Gobierno de Canarias a través de documentos históricos que incluye en su página oficial, aseguran que un volumen significativo del comercio de la ciudad estaba en sus manos en los siglos XVII y XVIII, lo que les permitió entre otras cosas crear una pequeña elite canaria dentro de la sociedad cubana.

Todo esto cambió más tarde, hacia 1.789, con la liberalización de la trata de esclavos, lo que produjo la llegada masiva de mano de obra de otras zonas como Haití. Aunque los canarios seguían llegando a Cuba, la situación cambió entonces, y todos los que cultivaban las tierras a censo o por arrendamiento tuvieron que dejarlas por la llegada de esta nueva masa migratoria.

Canarias seguía siendo una región pobre en el siglo XIX y en la primera mitad del XX, y Cuba era el principal país de emigración junto con Puerto Rico y Venezuela.

Muchos se desplazaron hasta otros lugares alejados del centro, como Pinar del Río, convirtiéndose entonces en el principal centro tabacalero de Cuba gracias a su llegada. Canarias seguía siendo una región pobre, y en el siglo XIX y en la primera mitad del XX, Cuba continuaba como principal país de emigración junto con Puerto Rico y Venezuela, países que recogían a la mayor parte de estos inmigrantes deseosos de que América les diera una oportunidad para mejorar sus condiciones económicas.

Los que trabajaban en estos años, sin embargo, en las plantaciones azucareras, fueron sustituidos también por la mano de obra esclava y expulsados, teniendo que buscar otros rincones de la isla para prosperar. Mientras tanto, España ya vivía otra época y los llamados “gallegos” comenzaban a llegar de muchas otras regiones, principalmente del norte del país.

A día de hoy, oficialmente, según datos de la Oficina de Estadísticas de España (INE), en Cuba residen 108.858 españoles, aunque las circunstancias, la procedencia y el origen de la concesión del pasaporte son muy distintas debido a la llamada 'Ley de Nietos', que forma parte de la Ley de Memoria Histórica. Gallegos -de Galicia- se sabe que quedan sólo unos 500, pero se desconoce cuántos descendientes de emigrantes canarios quedan en la actualidad.

Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Periodista y escritor. Actualmente colabora como columnista y realiza reportaje de sociedad en El Diario de Avisos.

Autor de numerosos prólogos de libros y programas de fiestas populares de nuestra tierra. Autor del libro "Vamos de Guachinches y otras casas de comidas"

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.