Desde La Mesa Mota

El señor Rato fue vicepresidente del Gobierno de José María Aznar durante dos legislaturas y llegó incluso a ser director del Fondo Monetario Internacional, puesto que abandonó sin motivo aparente

04.10.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Menudos personajes. Dos ex-vicepresidentes del Gobierno de España, Rodrigo Rato (Partido Popular) y Narcís Serra (Partido Socialista) pasarán una buena temporada en prisión, por graves delitos cometidos durante sus etapas al frente de Caja Madrid y Bankia, el primero; y de Catalunya Caixa, el segundo, por realizar diversas operaciones ilegales de enriquecimiento personal para ellos y otros directivos de las citadas entidades, lo que ha puesto al descubierto la baja estofa moral de algunos responsables bancarios y consejeros de diversos partidos (socialistas, populares y incluso miembros de Izquierda Unida), que actuaron como uno auténticos delincuentes. 

Dinero, poderoso caballero. Algo muy tentador, por el que arruinan su vida personajillos de esta calaña, obsesionados por enriquecerse a costa del dinero del capital de otras personas. Una sociedad extremadamente materialista. 

El señor Rato fue vicepresidente del Gobierno de José María Aznar durante dos legislaturas y llegó incluso a ser director del Fondo Monetario Internacional, puesto que abandonó sin motivo aparente. El Tribunal Supremo ha ratificado una sentencia anterior por la que se le condena a cuatro años y medio de prisión por el delito tipificado de "apropiación indebida", junto a otros 62 cargos de Caja Madrid y Bankia. 

El ex-vicepresidente, según la sentencia del TS, "amplió el modelo opaco de las tarjetas black", con las que se gastaron 15,5 millones de euros entre 1996 y 2012, con compras de joyas, viajes de lujo y de placer, piezas de arte sacro e incluso de lencería, además de realizar importantes retiradas de dinero en metálico en cajeros automáticos. 

Entre los consejeros con mayor condena figuran también Antonio Romero, del PSOE, con tres años y dos meses de cárcel; y José Antonio Moral Santín, de Izquierda Unida, con cuatro años de pena. 

En Barcelona, por otro lado, ha comenzado por fin el juicio contra el expresidente de Catalunya Caixa y antiguo ministro de Defensa y vicepresidente del Gobierno español, Narcís Serra; el director de esa entidad crediticia (hoy absorbida por el BBVA), Adolf Todó y otros 39 directivos más de esa sociedad mercantil, acusados todos ellos de delitos de "administración desleal", por aprobar subirse sus sueldos de manera continuada, hasta duplicárselos. 

Este importante juicio está previsto que concluya a finales de noviembre y parece casi seguro que también habrá condenas de privación de libertad de muchos de los acusados, tal como ha pedido el fiscal que instruye esta causa tan irregular como inmoral, aunque el señor Serra haya dicho a la entrada de la vista que él "hizo lo que tenía que hacer". Menuda cara se gasta el señorito. 

¿En qué país vivimos, Dios mío? 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: