Desde La Mesa Mota

Acabado el mes de agosto, con la llegada de septiembre llega un nuevo curso político, tanto en España como en Canarias, marcado en ambos casos por el escaso apoyo parlamentario que tienen los respectivos gobiernos estatal y autonómico

02.09.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Acabado el mes de agosto, con la llegada de septiembre llega un nuevo curso político, tanto en España como en Canarias, marcado en ambos casos por el escaso apoyo parlamentario que tienen los respectivos gobiernos estatal y autonómico, encabezados por Pedro Sánchez y Fernando Clavijo, lo que contribuye a una inestabilidad nada recomendable en la res pública nacional y archipielágica.

En el caso de Canarias, es sabido que la permanencia de Clavijo al frente del Ejecutivo es algo tan inusual como excepcional, al estar gobernando en solitario más de la mitad de la actual legislatura, solo con apoyos puntuales, ora del PP ora del PSOE, después de haber expulsado el presidente a los consejeros socialistas tras el primer año de gestión.

Clavijo y CC, la fuerza minoritaria que lo sustenta (además de los tres votos de la ASG gomera de Casimiro Curbelo) han hecho verdaderas virguerías para mantenerse en el poder, primero apoyando a Rajoy en Madrid a través de la diputada nacional Ana Oramas; y después dejándose querer por el PSOE central.

Así las cosas, me temo que el último tramo de la legislatura autonómica (en mayo próximo serán las elecciones en Canarias) no va a depararnos sorpresas importantes a no ser que el jefe del Ejecutivo sea finalmente imputado por el Tribunal Superior de Justicia en el llamado "caso grúas" de La Laguna, lo que justificaría una moción de censura al presidente presentada por uno o varios grupos de esta débil. oposición existente en la Cámara legislativa regional, que ignoro ahora mismo --en caso de presentarse-- si saldría adelante, tal y como estamos acostumbrados en estas Islas atlánticas a situaciones políticas muy surrealistas.

Por lo que respecta al ámbito estatal, Pedro Sánchez y su Gobierno --que en un principio iba a durar un suspiro hasta una prudente y razonable convocatoria de comicios-- tendrán que hacen verdaderos encajes de bolillos si quiere agotar el plazo legislativo y ahí no le quedará más remedio que ceder a las pretensiones de Unidos Podemos en algunos asuntos importantes, por lo que, en definitiva, no es descartable que las próximas elecciones al Congreso de los Diputados sean convocadas anticipadamente, según el transcurrir de los acontecimiento, aunque el líder socialista no esté en principio por la labor. Parece que le ha cogido gusto al sillón presidencial. Nunca entenderé qué atractivo tan grande tienen los cargos para determinadas personas. En fin... 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: