NOVEDADES

Machismo musical.

Laura Zerpa Sánchez   04-09-2017   21:09:53   Tagoror Digital

Hace poco escuché un comentario de una mujer que criticaba la música que escuchan los jóvenes en la actualidad.

04.09.2017 . Redacción / Opinión

Por: Laura Zerpa Sánchez

Hace poco escuché un comentario de una mujer que criticaba la música que escuchan los jóvenes en la actualidad. Hablaba con otra mujer y le decía que sus hijos se habían convertido en una especie de imitadores desafiantes que se creen protagonistas de las canciones, las series y las películas que escuchan y ven a diario, por lo que cambian su manera de vestir, su forma de ser y comienzan a comportarse de manera diferente en casa, desobedeciendo y desafiando a sus padres.

A raíz de este comentario, empecé a prestar más atención a la música que escucho a diario. Visité varias páginas webs musicales e investigué un poco cuáles son las tendencias actuales y aquellas canciones que se escuchan en todas partes a día de hoy.

Cantantes como Maluma o Bad Bunny se han hecho un hueco notable entre el resto de artistas y consiguen millones de visitas con sus videoclips.

Pero hay que tener buen ojo y mente crítica antes de darle al play. Deberíamos pararnos más a analizar lo que vemos y escuchamos porque estas personas son consideradas como ídolos por jóvenes adolescentes que aún están buscando su propia identidad y se encuentran en una edad complicada por los numerosos cambios que experimentan.

Se trata de una etapa de confusión que unos llevan mejor que otros y hay que decir que muchos adolescentes son manipulables y no tienen la capacidad de ser objetivos y críticos con lo que ven y escuchan, así que simplemente se dejan llevar.

Una canción, una serie, una película o un videoclip no deberían hacer apología del machismo, de la violencia, de la pederastia, de la prostitución o de la adicción a las drogas y al alcohol.

En muchas de las letras que he escuchado se habla de la mujer como si fuera un mero objeto diseñado únicamente para dar placer al hombre y servirle en todo lo que éste desee. Estamos en pleno siglo XXI y la violencia doméstica mata a gran cantidad de mujeres al año, dejando en muchos casos a sus hijos huérfanos de por vida sin que éstos sean considerados víctimas. En nuestro país la lacra del machismo es una realidad muy grave y difícil de superar dados los estereotipos que se nos imponen desde incluso antes de nacer y los antecedentes machistas tradicionales que les inculcaron a nuestros padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos, etc. desde antes de la época de Franco. La mujer nacía con el único objetivo de casarse, vivir a la sombra de su marido, reproducirse, criar a sus hijos, limpiar la casa, hacer de comer y depender de un hombre para siempre.

Como mujer, me parece un insulto, un atraso y una desfachatez que aquellas personas que atraen a las masas y que poseen el poder de influir en sus vidas y en su manera de pensar de una forma u otra, se atrevan a inculcarles ideas machistas, violentas y equívocas haciéndoles creer que está bien pegar a una mujer, violarla, secuestrarla o insultarla. Haciéndoles creer que está bien pelearse con cualquiera por la calle, comportarse como un energúmeno, retar a la autoridad o delinquir. Haciéndoles creer que fumar o consumir drogas y alcohol es algo que mola, que está bien y es propio de aquellas personas que poseen dinero y poder.

No está bien.

Supongo que estos cantantes no se han parado a pensar en las consecuencias que provocan sus letras y sus videoclips. Supongo que lo único que desean es que alguien les escriba una letra pegadiza que, junto a un buen ritmo y a un videoclip casi pornográfico, resulte lo suficientemente atrayente como para vender todas las entradas en cada concierto y ganar mucho dinero.

Estas personas no aportan nada a la sociedad y contaminan el género musical en el que actúan creando la visión de que todos los cantantes de ese género son iguales.

No todos son iguales, hay cantantes de rap que son auténticos genios, como Residente, Vico C o Los Chikos del Maíz. Ellos son artistas cuyas letras están creadas para criticar la sociedad en la que vivimos y para abrirnos los ojos. Sus canciones emocionan, pero lo más importante es que hacen reflexionar a todo el que las escucha.

En cambio, canciones como “Krippy Kush”, de Farruko, Bad Bunny y Rvssian, no aportan nada positivo, más bien todo lo contrario, hacen apología sobre las drogas, el alcohol, la automedicación e incluso la prostitución.

El gran éxito del verano, la conocida canción de “Despacito”, de Daddy Yankee y Luis Fonsi, también hace apología del machismo.

No es complicado, basta con escoger una canción al azar y analizar la letra y el videoclip.

Aparecerán mujeres medio desnudas y se cantarán versos como

“Dile que tú eres mía, mía.

Tu sabe' que eres mía, mía.

Tú mima' me lo decía

Cuando yo te lo hacía.”

(Estribillo de la canción “Eres mía” de Bad Bunny).

Pero hay que destacar un detalle. Esto no es nuevo y no ocurre sólo en el ámbito del reggaetón, el rap o el trap. También sucede en las canciones de Rock&Roll y de Pop.

Hasta las propias mujeres caen en la trampa de las letras machistas. Sin ir más lejos, Nicki Minaj llegó a cantar versos como

“Sí, yo hago la comida;

sí, yo limpio"

"Sí, tú eres el jefe

y sí, yo lo respeto"

(“Hey mama”, de David Guetta).

Como decía, esto no es un fenómeno nuevo que haya aparecido en los últimos años de la nada. No. Esto viene ocurriendo desde hace ya demasiadas décadas y aquí tenemos sólo algunos ejemplos sobre lo que escuchaban nuestros padres y abuelos:

“Corazón de tiza” (1990), de Radio Futura:

"Y si te vuelvo a ver pintar

un corazón de tiza en la pared

te voy a dar una paliza por haber

escrito mi nombre dentro".

“Fueron los celos” (1990), de La Unión:

"Sólo pretendía guardar

algo de mi posesión.

Fueron los celos

y no yo".

“La mataré” (1987), de Loquillo:

“Que no la encuentre jamás

o sé que la mataré.

Por favor sólo quiero matarla.

A punta de navaja.

Besándola una vez más".

Este machismo también se transmite de forma directa a nuestros hijos, mediante mensajes subliminales que se pueden leer en las letras de las canciones que pretenden ser educativas. Por ejemplo, en 1971 Los Payasos de la Tele pretendían enseñar los días de la semana a través de una conocida canción con este mismo título en la que una niña no podía ir a jugar porque tenía que hacer todo tipo de labores domésticas como lavar, planchar, etc.

“Lunes antes de almorzar.

Una niña fue a jugar.

Pero no pudo jugar

porque tenía que lavar”.

Sin embargo, como he dicho anteriormente, no todas las canciones son machistas. No todo en la música está contaminado por este tipo de apologías anteriormente descritas. También hay canciones que hablan sobre las realidades que ocurren en la actualidad. Sin ir más lejos, puedo nombrar las canciones de Calle 13, un grupo de rap cuyo cantante, René, escribe letras que provocan una profunda reflexión en el receptor. René acaba de publicar una serie de canciones nuevas, ahora en solitario, como Residente. Uno de esos temas se titula “Guerra” y nos obliga a concienciarnos sobre la realidad que viven familias enteras en esos países que ahora mismo se encuentran en mitad de una guerra sin sentido. Una guerra tan cruel que enfrenta a todos contra todos cobrándose vidas inocentes a su paso. Basta con ver el videoclip y escuchar atentamente la letra para que se te remueva el alma y la mente entera.

Otras canciones funcionan como alegatos feministas, como el famoso tema “Ain’t your mama” escrito por Meghan Trainor e interpretado por Jennifer Lopez, que denuncia los estereotipos de género en la sociedad.

A veces la solución más acertada para erradicar las actitudes machistas en el mundo musical es la cancelación de espectáculos por parte de diferentes colectivos, aunque también puede ser por iniciativa de instituciones públicas, lo cual sería aún mejor.

Está en manos de todos condenar las canciones cuyo contenido no es positivo para la sociedad y cuyos mensajes no son apropiados para el público en general y los adolescentes en particular. El primer paso es dejar de escuchar a esos cantantes y dejar de ver sus videoclips.

Laura Zerpa Sánchez

27

Estudiante de Traducción e Interpretación (inglés-francés) en la ULPGC.

 

 

Aviso Legal: Tagoror no se hace responsable de los comentarios y opiniones de sus colaboradores.

COMENTARIOS


© Copyright 1999-2017, Todos los derechos reservados.
Un website de Tagoror
RSS Feed Alojado por Deranet Hosting

SSL