Desde La Mesa Mota

El área metropolitana de Tenerife (Santa Cruz, La Laguna, Tegueste, Tacoronte) se acostó anoche con gobiernos municipales populistas y ha almorzado este sábado mayormente socialista, por la elección de nuevos alcaldes

15.06.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

El primer y necesario paso está dado. El área metropolitana de Tenerife (Santa Cruz, La Laguna, Tegueste, Tacoronte) se acostó anoche con gobiernos municipales populistas y ha almorzado este sábado mayormente socialista, por la elección de nuevos alcaldes.

Ese paso era imprescindible para que , por fin, entrase aire nuevo y fresco en las instituciones locales de los principales ayuntamientos, sencillamente porque el aire dentro de esas corporaciones se fue contaminando y enrareciendo durante los últimos cuarenta años en el caso de la capital (recuérdese que Manuel Hermoso fue alcalde en 1979) y casi treinta en La Laguna (con Elfidio Alonso, Ana Oramas, Fernando Clavijo y José Alberto Díaz como regidores locales, todos ellos de ATI-CC).

Pero hay que reflexionar ahora de manera serena y constructiva. No basta con derrotar a estos nacionalistas populistas que han gobernado muy mal tanto Santa Cruz y La Laguna, como Tacoronte y Tegueste. A partir de ahora los ciudadanos exigimos a los nuevos gobiernos municipales muchas cosas, de las que hemos carecido desde finales del siglo XX y en los diecinueve años que llevamos de la presente centuria.

Pedimos, por encima de todos, una gestión política responsable, de verdadero servicio al interés de la comunidad y no a los intereses determinados de una minoría, conformada por concretos grupos económicos que han utilizado a los dirigentes de Coalición Canaria como marionetas para hacer sus negocios.

Solicitamos, también, transparencia en esa gestión, rindiendo las cuentas necesarias de manera periódica y gestionando la res pública con mucho trabajo, con diligencia y honradez. Que los numerosos casos de corrupción sean ya cosa del pasado y que no se malgaste ni un solo euro en dislates y en equivocaciones.

Que tengan en cuenta los nuevos gobernantes que las instituciones no son suyas, que no son fincas privadas de una élite, como pensaban los que han dejado ahora el poder. Que no metan ni un solo dedo en la lata del gofio, que bastante vacía la han dejado unos sinvergüenzas impresentables.

Sólo con estos conceptos básicos nos daremos por satisfechos. Así que buenos gobiernos y a ponerse a trabajar desde este lunes. No nos defrauden, porque estaremos atentos y denunciaremos los posibles desmanes que puedan cometer, como lo hemos hecho con los malos gobernantes. Que luego no se diga, porque sería peor el remedio que la enfermedad. Así que ya saben. A dar ejremplo. Y eso.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.