Desde La Mesa Mota

En contra de una creencia generalizada entre los bañistas, no existe ningún líquido que pueda detectar a quienes se atreven a orinar en las piscinas

29.07.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

En contra de una creencia generalizada entre los bañistas, no existe ningún líquido que pueda detectar a quienes se atreven a orinar en las piscinas, si bien en algunas instalaciones, como medida disuasoria, se afirma en distintos avisos que cuenta con sistemas delatores para señalar a quienes mean dentro de los vasos donde nada la gente.

Muchos hemos escuchado la historia —sobre todo siendo pequeños— de que si orinábamos en una piscina, una mancha azul, o verde, o incluso roja teñía el agua para delatar al presunto artífice del «delito». También lo hemos visto en el cine, en clásicas comedias de Hollywood, donde siempre que se tercia termina apareciendo ese cerco de agua coloreado. Pues bien, debemos aclarar cualquier detector de orina es falso.

Realmente ¿podemos ser «cazados» por orinar en el agua? La respuesta negativa es meridianamnete clara. En primer lugar el hecho de que se sepa que hemos miccionado en la piscina hace que el detector, sin ser real, tenga unas propiedades disuasorias. ¿Quién se iba a atrever a orinar en una piscina sabiendo que a su alrededor tendría una mancha que le delatase?

Especialistas químicos han explicado por activa y por pasiva que no es posible que exista un detector eficiente, puesto que la cantidad de orina en comparación con el tamaño de una piscina y el agua que cabe en ella es totalmente desproporcionada entre ambas y, por tanto, no habría suficiente orina para que hubiera una reacción que pudiera verse.

Además explican que no solo el líquido de la orina produciría la reacción con el agua, sino que el sudor podría activar también este detector por lo que sería inviable. Si cualquiera de nosotros buscamos en cualquier web dedicada al mantenimiento de piscinas, en ninguna de ellas se vende un producto delator de si hemos miccionado o no dentro de la cubeta.

Sí es cierto que podría existir el componente, pero no sería viable utilizarlo. El sulfato de cobre, por ejemplo, reacciona con la orina produciendo una mancha azulada, por lo que si juntásemos una gran cantidad de este sulfato en una piscina podríamos encontrar el producto. El problema es que no solo detectaría la orina, sino que también teñiría los trajes de baño de los culpables, y todas las partes de su cuerpo que hubiesen entrado en contacto con ambos componentes, lo que sería de poco gusto para los bañistas.

Así, pues, no existen productos "chivatos" de las posible meadas en piscinas, auqnue sí es recomendable y conveniente, por higiene y por respeto a los demás usuarios, que antes de bañarnos orinemos en los servicios habilitados para ello y nos duchemos. Eso no hay ni qué decirlo, pero si se le escapa un poquito de orina, no tema, porque nadie se va a dar cuenta. En todo caso, el que esto escribe cada día se piensa más eso de meterse donde va tanta gente a nadar y a refrescarse... Y no diré más.

Imagen de archivo: Piscina Municipal Acidalio Lorenzo de Santa Cruz de Tenerife

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.