Opinión

Canarias merece más que nunca que sus parlamentarios regionales y nacionales pongan el interés de las Islas por encima de cualquier otro interés.

17.12.2017. Redacción / Opinión.

Por: Casimiro Curbelo

Presidente del Cabildo de La Gomera y portavoz de ASG en el Parlamento de Canarias

Canarias merece más que nunca que sus parlamentarios regionales y nacionales pongan el interés de las Islas por encima de cualquier otro interés. Es el momento de estar todos a una. Ha llegado la hora de aprobar un Estatuto que dé respuesta a una de las Comunidades Autónomas con mayores singularidades y especificidades. Todos a una porque es el momento de unir esfuerzos para sellar y anclar de una vez por todas el REF económico. Todos a una, porque debemos unirnos para llegar en las menores condiciones y con fuerza suficiente al cambio del modelo de financiación o, en su caso, a una eventual reforma constitucional.

Ahora más que nunca los canarios necesitamos que en estos tres escenarios en los que nos jugamos los próximos veinte o treinta años de vida en las Islas, se dejen a un lado las luces cortas del partidismo. Muy por encima de las siglas y de las inquietudes electorales de cada cual, es de obligado cumplimiento dar con los consensos que Canarias necesita.

La ponencia que debe elaborar el informe para la reforma del Estatuto de Autonomía debe propiciar puntos de encuentro que aparten del camino las divergencias iniciales. Es imprescindible que todos, sin excepción, sean conscientes de que el Archipiélago no puede permitirse perder otra vez el tren de una reforma demasiadas veces aparcada.

Un camino, el de la superación de diferencias y la búsqueda de acuerdos, en el que la Agrupación Socialista Gomera ha estado y estará porque entendemos que la Canarias del siglo XXI no puede quedar lastrada por un Estatuto del siglo pasado. Hay que poner al día nuestro principal marco legal. Hay que dar los pasos que sean necesarios, demostrando la cintura política que la ocasión merece.

Tan necesario es remitir cuanto antes el informe correspondiente a la Comisión Constitucional -con el objetivo compartido de contar con un texto definitivo antes de marzo- como oportuno que dicho documento cuente con el respaldo y la aprobación de todos. En esa dirección, y sin dejar de reivindicar el papel que la Cámara autonómica debe jugar en este proceso, cabe reclamar a todas las formaciones que no reduzcan un debate tan importante al asunto específico del modelo electoral. El Estatuto es mucho más que el sistema electoral. Es mucho más lo que estamos jugándonos.

Estos días se ha puesto de relieve la desconfianza con la que algunos diputados inician la tarea, distancia que otra vez tiene en el capítulo del sistema electoral su principal motivo. Hay que superar esas distancias. Hay que abordar ese capítulo sin estridencias ni maximalismos. Hay que recordar que más allá de algunos ajustes que puedan hacerse en el sistema electoral, la meta de reformar el Estatuto de Autonomía está muy por encima de ese tema puntual.

No podemos permitirnos que la Proposición de Ley acabe retirándose. No sería de recibo que se vuelva a frustrar la reforma, como así ocurrió hace ya diez años, en 2007. Ya se ha perdido mucho tiempo, no hay más tiempo que perder. La propuesta que sobre el capítulo electoral se hace en el texto propuesto por el Parlamento regional es más que razonable, como lógico sería que sea la Cámara regional la que tenga la última palabra.

Todos a una, para lograr la aprobación del Estatuto; y también todos a una para que en los próximos meses, ocurra lo que ocurra con Cataluña, Canarias cierre definitivamente la histórica reivindicación de un REF económico que debe culminar su recta final. Debemos conseguirlo, y cuanto antes, porque solo así podremos abordar adecuadamente el proceso para el cambio del modelo de financiación. Canarias debe llegar a esa cita con la tarea hecha: con un Estatuto de primer nivel y con su REF económico bien anclado.

Quiero sumarme a las voces responsables que han pedido unidad en un momento histórico. Unidad en un proceso donde nos jugamos tanto. Es imprescindible que se aparquen las pequeñas o grandes diferencias políticas. Estamos frente a cambios estructurales que afectan el futuro de Canarias. Los partidos políticos canarios, junto a los sindicatos, empresarios y agentes sociales, deben dar ejemplo para que se nos escuche con una sola voz en esas negociaciones. Desde la Agrupación Socialista Gomera animamos al resto de los grupos políticos a ir de la mano en esa dirección. No hay tiempo que perder. No podemos permitirnos perder más tiempo.