Desde La Mesa Mota

Estamos en un país que la mediocre clase política de los últimos años ha convertido en un auténtico espectáculo circense, pero de los malos, de los peores

20.02.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Estamos en un país que la mediocre clase política de los últimos años ha convertido en un auténtico espectáculo circense, pero de los malos, de los peores. Y no lo digo por hacerme el listo, porque lo expreso con tristeza.

Este miércoles, sin ir más lejos, nuestros representantes se han convertido en payasos en dos cámaras legislativas españolas, el Congreso de los Diputados, con la sesión de control del Gobierno, que sus señorías convirtieron en una bufa campaña electoral, con el clásico "y tú más..." y el "yo valgo más que tú", como si fueran verduleras en el mercado de Chamberí. Y también en el Parlamento de Canarias, donde el presidente regional, Fernando Clavijo, ha sacado pecho y ha dicho más o menos que es el mejor de toda la historia autonómica de este Archipiélago atlántico.

Como se ha dicho recientemente, los políticos de hoy en día (con sus honrosas excepciones, pero muy escasas) ya no piensan en el bien común, en favorecer la calidad de vida de los ciudadanos, en intentar conseguir objetivos que estén próximos al auténtico "Estado del bienestar". Solo piensan en ellos mismos y en beneficiarse de manera más o menos descarada. Y se convierten, sin ellos apenas advertirlo, en unos payasos de ese circo nacional, donde por cierto no hacen ninguna gracia.

No nos queda nada, amables lectores, en las próximas semanas, con las campañas electorales varias que se nos vienen encima como dos grandes olas y sus resacas posteriores los próximos días 28 de abril (legislativas) y el 26 de mayo (autonómicas, europeas, insulares y locales). Si tuviera posibles, como decíamos antes, no dudaría en mandarme a mudar de esta España nuestra y volver allá por el verano, cuando hayan sido electos los candidatos y tomado posesión de sus respectivos puestos. Menuda pesadilla, y les advierto que no podemos abstenernos, que tenemos la respoonsabilidad y el deber de ir a votar, para ahuyentar determinados fantasmas del pasado que apestan a naftalina, como los dirigentes de Vox. Que Dios nos libre, por favor.

Imagen de archivo: diariodeavisos.elespanol.com | CEDIDA

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.