Desde La Mesa Mota

Tal y como están las cosas entre la clase política y su respectivos méritos académicos y para acallar rumores con o sin fundamento, el presidente Pedro Sánchez, acusado de plagiar algunos textos, debería enseñar de una vez por todas su tesis doctor

12.09.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Tal y como están las cosas entre la clase política y su respectivos méritos académicos y para acallar rumores con o sin fundamento, el presidente Pedro Sánchez, acusado de plagiar algunos textos, debería enseñar de una vez por todas su tesis doctoral, mostrarla a la opinión pública y acabar con este asunto de una vez por todas. A no ser, claro, que tenga algo que ocultar y que los hechos demuestren lo contrario y no tenga más remedio que dimitir como presidente del Gobierno por no jugar limpio. 

Cuando terminé mis cursos de doctorado y completé los créditos exigidos en dos años académicos (es imposible aprobarlos en un solo año, porque no está permitido) y empecé a investigar sobre el cable telegráfico Cádiz-Tenerife que se estableció entre la Península Ibérica y el Archipiélago a finales del siglo XIX (1884), el catedrático de Periodismo que dirigió mi proyecto me advirtió seriamente de que no se me ocurriera copiar a nadie sin, al menos, citar la fuente, porque ese estaba muy mal visto y él no se iba a jugar su prestigio por una tontería como esa. 

Seguí al pie de la letra su lógica advertencia y ni se me ocurrió plagiar a nadie. Ahora no entiendo porqué algunos políticos niegan la evidencia. Un resumen de mi tesis fue publicado en un libro editado en 1994 por el Aula de Cultura del Cabildo de Tenerife después de doctorarme en Ciencias de la Información y ahí está para quien quiera leer los resultados de mi investigación, relacionados con la Prensa y el Pleito Insular entre Gran Canaria y Tenerife. 

Las falsedades y los engaños ya se han llevado por delante, y han acabado con su actividad política en los últimos meses, a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y esta semana a la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Monto, que no ha tenido más remedio que dejar su cartera aunque quisiera justificar lo injustificable y dijera que es honrada y que tiene la conciencia tranquila. Con estos asuntos, como con la corrupción, hay que tener mucho cuidado. 

Escrito lo anterior, repito que a Pedro Sánchez no le queda otra salida que mostrar su tesis doctoral a la opinión pública, lo mismo que el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, investigado por el Tribunal Supremo, debería irse en relación con un máster que dice haber cursado. No hay excusas que valgan en ninguno de los dos casos, más tratándose de personas que han de ser ejemplares en el desempeño de sus respectivos cargos, al servicio de una sociedad que está harta de tantas trampas y de tantos chanchullos. Y eso. 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: