Desde La Mesa Mota

El primero, el de un joven que participó en la tradicional romería típica de San Marcos de Tegueste con una vestimenta femenina

02.05.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Algunas personas son capaces de hacer o decir cualquier tontería para llamar la atención y para ello piensan en un motivo que se les ocurre con el fin lograr ese fin de notoriedad.

En las últimas horas hemos tenido en Tenerife dos ejemplos patentes de ello. El primero, el de un joven que participó en la tradicional romería típica de San Marcos de Tegueste con una vestimenta femenina, algo inadecuado en una fiesta folklórica multitudinaria, porque esa manifestación popular no es precisamente un carnaval.

A mí me trae al pairo lo que digan las asociaciones de gays y lesbianas sobre este asunto, porque seguramente defenderán la actitud de este individuo, que ha sido realmente una excepción.

Yo solo expreso mi contrariedad y digo que ese travestismo en la vestimenta no pega ni con cola en este caso, porque es una forma de degradar una tradición folklórica, pero allá cada cual con sus actos, ya que el tema no merece más comentarios.

Por otro lado, hemos leído la confesión de la ex-consejera insular de Coalición Canaria Dulce Xerach. Pérez López, que ha indicado en las redes sociales que en el año 1991 (es decir, hace 27) que sufrió abusos sexuales por parte de un político isleño que tenía mucho poder y que sigue estando en política en la actualidad.

Mira, Dulce, mi niña, esas cosas no se cuentan un cuarto de siglo después haber sucedido. Lo que debiste de hacer en su momento era denunciar al salido sexual ante el juez de guardia y no haberte callado el hecho durante tanto tiempo, porque entre otras cosas, de ser cierto tu relato --que no dudo que sea verdad--, has colaborado a que ese malnacido siguiera acosando a otras mujeres.

Si quieres hacerte notar desde tu exilio político forzado por los dirigentes de tu propio partido, saca a relucir otras cosas graves que sabes y así nos enteramos todos de lo que pasa en algunas alcantarillas pestilentes de CC. ¿Me entiendes? Porque en algunos casos, y no me lo podrás negar nunca, apestan de verdad.

Y ahora las feministas que me insulten, si les apetece. Eso me trae sin cuidado.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: