Desde La Mesa Mota

El indice de obesidad en la población mundial es preocupante y no digamos nada en este Archipiélago, donde las tasas de sobrepeso infantl y juvenil son de las mayores de nuestro país | Imagen: www.youtube.com

11.04.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Las Ciencias de la Salud cada dia le están dando mayor importancia a que las personas mantengamos un peso corporal adecuado, debido a que se ha demostrado fechacientemente que los seres con sobrepeso u obesos tienen una mayor tendencia a padecer diversos tipos de cáncer, por lo que los especialistas médicos recomiendan cada día más la necesidad de cuidar nuestra dieta y de hacer ejercicio fisico regularmente.

El indice de obesidad en la población mundial es preocupante y no digamos nada en este Archipiélago, donde las tasas de sobrepeso infantl y juvenil son de las mayores de nuestro país.

Los datos de estudios de observación son difíciles de interpretar y no pueden establecer definitivamente que la obesidad causa patologías oncológicas. Esto es porque las personas obesas o con sobrepeso pueden diferir de la gente delgada en formas que no se relacionen con su grasa corporal, y es posible que estas otras diferencias --más que su grasa corporal-- sean las que explican el riesgo diferente que tienen de cáncer.

A pesar de las limitaciones del diseño del estudio, hay pruebas consistentes de que cantidades mayores de grasa corporal están asociadas con mayores riesgos de varios tipos de cáncer, incluyendo:

Cáncer de endometrio: Las mujeres con sobrepeso y obesas tienen de dos a cuatro veces más probabilidad que las mujeres de peso normal de presentar cáncer de endometrio (cáncer del revestimiento del útero), y mujeres extremadamente obesas tienen casi siete veces más probabilidad de presentar los más comunes de los dos tipos principales de este cáncer. El riesgo de cáncer de endometrio aumenta con el aumento de peso en la edad adulta, especialmente en mujeres que nunca han usado la terapia hormonal para la menopausia.

Adenocarcinoma de esófago: Las personas que tienen exceso de peso o que son obesas tienen la doble probabilidad que las personas de peso normal de presentar un tipo de cáncer de esófago llamado adenocarcinoma esofágico, y las personas que son obesas en extremo tienen esa probabilidad más de cuatro veces.

Cáncer de hígado: Las personas que tienen sobrepeso o que son obesas tienen hasta una doble probabilidad que las personas de peso normal de presentar cáncer de hígado. La asociación entre la obesidad y el cáncer de hígado es mayor en los hombres que en las mujeres.

Cáncer de riñón: Las personas que tienen sobrepeso tienen casi el doble de probabilidad que las de peso normal de presentar cáncer de células renales, la forma más común de cáncer de riñón. La asociación del cáncer de células renales con la obesidad es independiente de su asociación con la presión arterial alta, un factor de riesgo conocido para el cáncer renal.

Mieloma múltiple: En comparación con los individuos de peso normal, quienes tienen sobrepeso son propensos (de un 10 a un 20 %) a desarrollar presentar mieloma múltiple.

Meningioma: El riesgo de este tumor cerebral de crecimiento lento que se presenta en las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal aumenta en casi 50 % de las personas que son obesas y en casi 20 % de las que tienen sobrepeso.

Cáncer de páncreas: Las personas que tienen sobrepeso o que son obesas tienen una probabilidad cerca de 1,5 veces de presentar cáncer pancreático, como la gente de peso normal.

Cáncer colorrectal: Las personas que son obesas tienen ligeramente (aproximadamente 30 %) más probabilidad de presentar cáncer colorrectal que las personas de peso normal. Un IMC mayor está asociado con mayores riesgos de cánceres de colon y de recto tanto en hombres como en mujeres, pero los aumentos son mayores en los hombres.

Cáncer de vesícula biliar: En comparación con personas de peso normal, las personas con sobrepeso tienen un ligero aumento (casi 20 %) de riesgo de cáncer de vesícula biliar, y las personas que son obesas tienen un aumento de 60 % del riesgo de cáncer de vesícula biliar. El aumento es mayor en las mujeres.

Cáncer de seno: Muchos estudios han indicado que, en mujeres posmenopáusicas, un IMC más elevado se asocia con un ligero aumento del riesgo de cáncer de seno (mama). Por ejemplo, un aumento de 5 unidades en el IMC está asociado con un aumento de 12 % en el riesgo. En mujeres posmenopáusicas, quienes son obesas tienen de 20 a 40 % de aumento en el riesgo de presentar cáncer de seno en comparación con mujeres de peso normal. Los riesgos mayores se observan principalmente en las mujeres que nunca han usado la terapia hormonal para la menopausia y para tumores que expresan receptores hormonales. La obesidad es también un factor de riesgo para cáncer de seno en los hombres.

Cáncer de ovario: Un IMC mayor está asociado con un ligero aumento del riesgo de cáncer de ovario, especialmente en mujeres que nunca han usado terapia hormonal para la menopausia. Por ejemplo, un aumento de 5 unidades en el IMC está asociado con un aumento de 10 % del riesgo en mujeres que nunca han usado terapia hormonal para la menopausia.

Cáncer de tiroides: Un IMC mayor (específicamente, un aumento de 5 unidades en el IMC) se asocia con un ligero aumento (10 %) del riesgo de cáncer de tiroides.

Creo que con este resumen la relación obesidad-cáncer está más que demostrada. Así que hay que cuidar nuestra dieta y tenemos necesidad de hacer más ejercicio físico de manera regular y constante, si queremos llegar a viejos y no morirnos antes de tiempo. Eso también depende de nosotros.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: