Desde La Mesa Mota

Todos los años cuando llega el invierno, con la aparición de los casos de gripe, se colapsan los servicios de urgencia de los principales hospitales públicos de Canarias

17.01.2019. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Todos los años cuando llega el invierno, con la aparición de los casos de gripe, se colapsan los servicios de urgencia de los principales hospitales públicos de Canarias, porque las instalaciones y los recursos humanos y técnicos no son suficientes para atender la gran demanda de una población que ha crecido muchísimo en los últimos veinte años en las Islas, especialmente en Tenerife y Fuerteventura.

Este es un grave problema social que no han sabido resolver de una manera eficiente los distintos gobiernos autonómicos dirigidos por Coalición Canaria en los últimos cuarenta años y que tienen un origen estructural, porque muchas instalaciones han quedado obsoletas (caso del Hospital de la Candelaria) y otras son vergonzosamente insuficientes (como en el HUC tinerfeño o en el Doctor Negrín de Las Palmas), hasta tal punto de que algunos médicos de urgencias han manifestado que no se hacen responsables de lo que pueda suceder, ante las graves carencias de los respectivos servicios.

Este es el resultado de una mala gestión política en asuntos relativos a la Sanidad Pública y también en cuanto a los escasos recursos disponibles en materia Sociosanitaria, por cuanto no se atiende la gran demanda existente en cuanto a plazas de residencias geriátricas y de enfermos crónicos, con una lista de espera que es superior a los dos años.

El problema se agrava así más, porque decenas de pacientes con patologías crónicas y sin recursos económicos suficientes están ocupando camas en los distintos hospitales públicos canarios, lo que contribuye aún más a colapsar los servicios de urgencias, porque no se pueden ordenar ingresos en las plantas de hospitalización.

Las soluciones a estos problemas estructurales pasan por una mayor dotación de personal sanitario y por la urgente búsqueda de inmuebles para destinarlos a uso sociosanitarios, como podrían ser antiguos cuarteles del Ministerio de Defensa, como los de Las Canteras y El Cristo en La Laguna y otros edificios de diversa índole, como conventos religiosos solo habitados por media docena de monjas, o incluso hoteles cerrados.

Este Gobierno de Clavijo puede ser cualquier cosa, pero desde luego ideas e iniciativas parece tener muy pocas.

Imagen de archivo: Hospital Negrín de Las Palmas | canarias7.es | CEDIDA

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.