Desde La Mesa Mota

Como ustedes saben de sobra, no suelen ser habituales los huracanares ni las tormentas tropicales en nuestro Archipiélago y prácticamente tampoco en todo el Atlántico oriental

15.10.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Como ustedes saben de sobra, no suelen ser habituales los huracanares ni las tormentas tropicales en nuestro Archipiélago y prácticamente tampoco en todo el Atlántico oriental, pero las excepciones confirman las reglas y, en este caso, hemos tenido el reciente ejemplo del huracán "Leslie", que parecía amenazar con entrar en nuestras Islas y que finalmente se desplazó inesperadamente hacia el norte, y tocó tierra en la fachada oceánica de nuestro país vecino, Portugal, donde causó bastantes daños materiales y se dirigió luego por el interior de la Península hacia el Sur de Francia, donde sí se han registrado víctimas y cuantiosos daños.

En Tenerife, desde el fenómeno meteorológico de la tormenta "Delta", en 2002, la población parece traumatizada y, en ocasiones, hasta obsesionada por los efectos de unas lluvias torrenciales, lo cual no deja de ser lógico y comprensible.

Lo que no son razonables han sido las críticas hacia los especialistas del Instituto Nacional de Meteorología en Canarias, porque a diferencia de las borrascas, que tiene una dinámica regular y que casi siempre se forman en las mismas zonas del planeta, la trayectoria de estos huracanes (también llamados "tifones" en tierras asiáticas) es tan errática como imprevisible, porque su desplazamiento depende de muchos factores, como la fuerza del viento que lo traslada, así como las temperaturas del aire y del agua del mar, y de lo caliente o no que esté el terreno donde toma tierra.

Creo que la culpable de alarmar innecesariamente a la población es cierta prensa sensacionalista que, sin tener conocimientos suficientes en Climatología y Meteorología, se aventura a afirmar cosas que luego no se corresponderán con la realidad, como así ha ocurrido, entre otros motivos porque algunos comunicadores sociales no saben interpretar lo que afirman los especialistas, y son los reporteros quienes afirman cosas que los meteorólogos dan como "probables", porque los hombres y las mujeres del Tiempo nunca se arriesgas a afirmar taxativamente una predicción.

Tenía ganas de escribir sobre este asunto y aquí tienen mi opinión, les guste o no. 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: