Opinión

Cada vez más, se va abriendo paso entre las mujeres la palabra “Sororidad” y me dediqué a buscar esta palabra, pero no la encontré en la RAE y aunque aún no aparece, si la reconocen en otros idiomas como el inglés y francés

13.03.2019 | Redacción | Opinión

Por: Lou Arroyo

Cada vez más, se va abriendo paso entre las mujeres la palabra “Sororidad” y me dediqué a buscar esta palabra, pero no la encontré en la RAE y aunque aún no aparece, si la reconocen en otros idiomas como el inglés y francés y antes de seguir, creo que debería de definirla, o lo que se define como “Sororidad”, y es el apoyo, coexistencia y solidaridad entre las mujeres frente a los problemas sociales; es como un valor, como la fraternidad, pero vinculada a la unión, al respeto y al amor entre el género femenino.

Creo que las mujeres reúnen una fuerza increíble y si aprendemos a unir energías, esfuerzos, podemos crear cada vez más un mundo mejor, sobretodo porque aportamos tanta sensibilidad, creatividad, innovación, superación, trabajo y podría seguir enumerando muchas más.

“Usted no puede esperar construir un mundo mejor sin mejorar a las personas. Cada uno de nosotros debe trabajar para su propia mejora.” Marie Curie

Me emocionó porque siempre he sentido que si las mujeres lográramos dejar atrás el “Síndrome de la Abeja Reina”, nos iríamos mucho mejor y lograríamos conseguir nuestras metas.

Algunas mujeres tienen una idea del éxito personal que las lleva a dominar y competir con las demás y por ello, encontramos muchos casos de mujeres que prefieren la compañía habitual de los hombres, este fenómeno llamado “Síndrome de la Abeja Reina”, definido por primera vez por G. L. Staines, T. E. Jayaratne y C. Tavris en 1973; describe a una mujer en una posición de autoridad que tiene una opinión más crítica o trata con mayor dureza a sus subordinadas mujeres que a subordinados varones; llevando a creer que debemos de tratar a otras mujeres con el dominio, usando algo tan típico como esparcir rumores negativos, luchando por destacar a toda costa, ya que las consideramos nuestras rivales y las tratamos con una hostilidad fría y unas ciertas actitudes pasivo-agresivas; y pasamos a criticar hasta el punto de humillar sin importar el daño que cause.

“El descalificador tiene como objetivo controlar nuestra autoestima, hacernos sentir nada ante los demás, para que de esta forma él pueda brillar y ser el centro del universo.” Bernardo Stamateas

Y esto lo vivimos en muchos ambientes aún hoy en día. pero esto está cambiando poco a poco.

Así que la sororidad, es el equivalente femenino a la fraternidad, y estos no hace llegar a entender, que la unión hace la fuerza y que juntas podemos llegar a alcanzar nuestros objetivos cuando trabajamos unidas y por tanto, yo apuesto por lograr alcanzar con mis hermanas, una unión donde podamos crecer, avanzar, y sin dudar, el apoyo mutuo donde abunden el respeto, la aceptación y la empatía.

“Toda nuestra humanidad depende de reconocer nuestra humanidad en los demás” Achbishop Desmond Tutu.

Las mujeres de esta nueva era, estamos empezando a tomar mucha mayor conciencia de que no debemos de atacarnos entre nosotras, que para brillar no hace falta apagar la luz de ninguna, es más, si nos apoyamos y actuamos con corazón, lograremos alcanzar metas muchos más altas que si fuéramos solas por el camino de la vida.

“Yo no necesito competir, porque he aprendido a brillar por mi misma y si algo de mi luz, puede hacer que otras brillen, ya he logrado una recompensa.

Creo firmemente que juntas lograremos muchos más que solas.

Nunca olvides, entre más das, más recibirás.”