Opinión

Hay una canción de la agrupación bandera de nuestro municipio, Acatife, que desgrana eso que Teguise es…

29.04.2019 | Redacción | Opinión

Por: Raquel Hernández

Candidata de Ciudadanos a la alcaldía del Ayuntamiento de Teguise

Hay una canción de la agrupación bandera de nuestro municipio, Acatife, que desgrana eso que Teguise es… “La Villa siempre es la Villa, la Villa me la hizo Dios una noche que soñaba, soñaba penas de amor”.

Esas penas de amor por un municipio en el que nací, crecí y por el que espero poder trabajar sin fin. Un municipio donde cada uno de sus pueblos es una joya a pulir, a cuidar, donde su gente se ha dejado y se deja cada día la vida para salir adelante, para trabajar por un municipio mejor. Un municipio que va viendo una decadencia por la falta de labor, gestión, donde solo se administra rutina sin pensar en ese Teguise que se debe construir desde la herencia recibida.

Una herencia que a mí me trae a la memoria calles donde reinaba la paz, la vecindad… calles con olor a ese horno de Doña Maruja, dejándose la vida en cada pastel y cada rosca, en esa Doña Clementina siempre con su cajita de mantecados para llevarlos a los demás, ese Ginés, el niño, que caminaba en silencio por las calles de nuestro pueblo y que se fue sin un reconocimiento; esas calles por las que te perdías y siempre había alguien que te recordaba el espíritu de este pueblo… caminando encontrabas a Lolo, en su taller tratando con mimo cada timple, a Doña Ángela, esa que es servicio callado por los demás, discreción absoluta que ha sabido transmitir a su familia, y que muchos, como yo, hemos admirado desde pequeños. Esos Diabletes que siguen mirando el ejemplo de Don Alfonso en cada carnaval y ese trabajo de Tomás “cachimba” poniendo cariño en cada careta que sale de sus manos; ese Rancho de Pascua en el que pienso y sin querer me viene la figura de Zenón Ventura que ponía los pelos de puntas al oír su voz cada 24 de diciembre…

Ese es mi Teguise, el municipio donde nací y crecí…ese del que siempre me he sentido orgullosa. Ese Teguise por el que quiero trabajar para que pueda mirar al futuro sin olvidar el pasado… Un Teguise cargado de oportunidades si todos ponemos de nuestra parte. Si ponemos en valor las grandes oportunidades que tienen cada uno de sus pagos… Un Costa Teguise que pueda ser referente del turismo de calidad, donde se cuide cada parque, cada jardín, cada playa… donde el turista pueda respirar ese espíritu que debe inundar cada pueblo de nuestro municipio: la acogida y el bien hacer, donde el residente se sienta orgulloso de su pueblo porque cuente con infraestructuras de calidad pensadas por y para ellos. Unos pueblos donde cada vecino se sienta identificado con su institución, que sea una institución que luche por y para ellos, unos pueblos donde se tenga más en cuenta el sector primario, dando valor a nuestros cultivos, a nuestra pesca…

Un Teguise donde los jóvenes sean protagonistas, ellos son nuestro futuro… recuerdo como en mi niñez y juventud podía contar con miles de iniciativas… como los desvelos de Víctor hacían que el deporte y las tradiciones salieran adelante, como otro vecino de nuestro pueblo, Paco Parrilla, luchaba por un Parlamento Juvenil, del que pude participar. Esas iniciativas que hacían de nosotros unos jóvenes con ganas de hacer cosas… Sueño con un Teguise donde los jóvenes y niños se sientan identificados, apoyados, que en cada pueblo tengan oportunidad de disfrutar de unos servicios e infraestructuras mínimas dedicadas solo a ellos.

Un Teguise donde nuestros mayores se sientan parte y partícipes de este futuro que queremos construir juntos, donde ellos son la voz de la experiencia y la herencia de muchas tradiciones y cultura de nuestro municipio. Mayores que en cada pueblo se sientan parte importante.

Un Teguise que desde La Caleta a Guatiza, desde La Graciosa a Tahiche, pasando por todos y cada uno de nuestros pueblos: Soo, Tiagua, El Mojón, Los Valles, Muñique, Mozaga, Nazaret, Teseguite… Todos y cada uno son tesoros a descubrir, donde su gente reclama una gestión que ponga en valor sus grandes oportunidades, reclama que sus pueblos sean tenidos en cuenta durante cuatro años no solo durante los últimos seis meses previos a unas elecciones.

Pues sí, sueño un Teguise de futuro, de oportunidades, de crecimiento en todos los niveles, donde cada vecino se sienta orgulloso de su municipio y pueda decir que Teguise es un municipio de referencia, una localidad con 600 años de historia que marcan la senda a seguir adecuándonos a los nuevos tiempos donde no todo vale… donde el valor está en cada uno de los vecinos que formamos este Teguise. Un Teguise que se enriquece con cada uno de los que eligen vivir entre nosotros, compartiendo nuestra herencia y complementándola con sus propias herencias recibidas, porque de eso se trata de que entre todos construyamos un Teguise mejor. Un Teguise de oportunidades para nuestros jóvenes, un Teguise de recursos para los que trabajando cada día hacen más grande este municipio, un Teguise de descanso para nuestros mayores que merecen los mejores servicios. Un Teguise por el que quiero trabajar desde propuestas de mejora, de políticas de centro que ayuden a que cada uno sienta ese Teguise de bienestar. Un Teguise del futuro en el que ser bandera y ejemplo de trabajo por y para cada uno de los que disfrutamos de vivir en este municipio histórico, en el que nos sintamos parte y participes de su grandeza.