Desde La Mesa Mota

A mí no me consuela que los jugadores del C.D. Tenerife hayan declarado a los medios de comunicación que ellos se responsabilizan de los pésimos resultados que el equipo ha cosechado en las primeras jornadas de Liga de esta temporada

10.10.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

A mí no me consuela que los jugadores del C.D. Tenerife hayan declarado a los medios de comunicación que ellos se responsabilizan de los pésimos resultados que el equipo ha cosechado en las primeras jornadas de Liga de esta temporada, que ha colocado al conjunto isleño, otra vez, en puestos de descenso directo a Segunda División "B", con una sola victoria en dos largos meses de competición.

Tampoco me sirve de excusa que el capitán blanquiazul, Suso Santana haya dicho en las emisoras de radio y declarado a los periódicos que los jugadores hicieron en Mallorca "todo lo contrario" de lo que les había dicho su entrenador, porque eso solo demuestra, a todas luces, una falta de profesionalidad de toda la plantilla que él capitanea.

No valen las excusas ni los arrepentimientos, sino los propósitos de enmienda, porque me da que algunos elementos del equipo están un poco pasotas --y no quiero citar, por ahora, a determinados individuos--, en una especie de acomodamiento y no se esfuerzan como debieran. De esa lista negra excluyo, por ejemplo, a Luisito Milla, que en estos comienzos de la temporada se ha partido el pecho, aunque las cosas no salgan como él quisiera.

Sé que, en general, los jugadores están muy desanimados, pero hay que cambiar como sea la dinámica actual, que nos llevaría a perder la categoría.

Eso tiene una fácil solución. Empezar a demostrar, este domingo ante el Lugo, lo que dicen que valen y lo grandes profesionales que son. Para decirlo aún más claro: deben poner lo hay que poner, como hombres, en el terreno de juego. Solo así podremos empezar a olvidar este fatal inicio de temporada.

Está claro que en esta situación ni Joseba Etxeberría, en las primeras jornadas; ni José Luis Oltra han sido los culpables.

Lo que ocurre es que el entrenador levantino tiene que ir sacando la fusta en un vestuario --digámoslo así-- que tiene mucho sueño. 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: