Opinión

Miro hacia atrás y parece increíble que ya haya pasado un año desde que la COVID irrumpió en nuestras vidas

 

14.03.2021 | Redacción | Opinión

Por: Mariano H. Zapata 

Presidente del Cabildo de La Palma

Miro hacia atrás y parece increíble que ya haya pasado un año desde que la COVID irrumpió en nuestras vidas. Seguro que esta sea una sensación que quien esté leyendo estas líneas va a compartir conmigo, porque cuando se iniciaba el año 2020, en el teníamos tantas expectativas, nadie podía pensar que nos depararía todo lo que después llegó, y que hará que sea recordado para siempre.

Hay quien dice que toda generación tiene un acontecimiento que señala su carácter. Para nuestros abuelos fue la Guerra Civil o una postguerra de necesidades; para nuestros padres las importantes crisis económicas, la valentía de sacar adelante un país y adentrarse en un pleno estado de derecho, pero para quienes como yo tuvimos la suerte de nacer en una democracia, la pandemia sanitaria que aún sufrimos marcará para siempre nuestro futuro y que tuvo como punto de partida la declaración del estado de alarma, tal día como hoy hace un año.

Y mi situación no ha sido distinta a la de mis vecinos, mi familia, mis compañeros en el deporte o la gente con la que trabajo diariamente. Hemos pasado del miedo a una situación que desconocíamos y que aún no controlábamos, a la confianza de que con el esfuerzo colectivo saldríamos adelante.

Igual que cualquiera de ustedes también hemos tenido que dejar de ver a nuestra gente más cercana. Hemos tenido que sufrir la distancia que nos marcó este virus para proteger a quienes queremos. Ha sido muy duro para todos, y aunque nos quede por delante un periodo que nadie es capaz de determinar, seguro que la llegada de la vacuna hace que cada vez esté más cerca el momento en el que podamos abrazarnos.

Pero para eso, nos quedan esfuerzos por hacer. Tenemos que seguir siendo conscientes que el virus está ahí fuera, y aunque territorios como el nuestro han sido referente por el gran trabajo que se ha realizado en la contención de la pandemia, en el que sin duda los principales protagonistas siguen siendo los vecinos y las vecinas de La Palma, no podemos relajar las medidas.

Y ese es el compromiso que sigo pidiendo día a día, no solo para proteger a nuestros mayores y a nosotros mismos, también para que quienes estén por llegar solo tengan como referencia de la situación que estamos viviendo por los libros de historia.

Desde la responsabilidad pública que tengo, hemos asumido una frase impuesta como lema. Con la consigna clara de “no dejar a nadie atrás” hemos trabajado incansablemente para que, en la medida de las posibilidades del Cabildo de La Palma, ayudar a colectivos, empresarios, pymes y, en definitiva, a quienes sostienen socialmente y económicamente la Isla.

Para mí es todo un orgullo ser el presidente de una isla que ha tenido un comportamiento ejemplar en esta pandemia, algo que ha sido posible gracias a la responsabilidad social de toda nuestra población y del trabajo conjunto entre las administraciones y agentes sociales de La Palma.

Me gustaría agradecer, una vez más, la comprensión y el trabajo de todos que, con su esfuerzo, ya sea trabajando o quedándose en casa, han logrado que la isla resista al virus y que éste nos afecte menos que a otros territorios que desgraciadamente se han visto más perjudicados.

Esa apuesta de seguir avanzando juntos sigue vigente para este año 2021, en el que tendremos que seguir contribuyendo a una recuperación segura y hacia la que tenemos que seguir caminando. Desde el Cabildo que presido no vamos a cejar en ese empeño para superar la crisis económica y social mirando al futuro con optimismo porque nos queda un último esfuerzo que estoy convencido que daremos también unidos.

Gracias a los palmeros y las palmeras por tanto.

Imagen: Mariano H. Zapata, presidente del Cabildo de La Palma | CEDIDA