Desde La Mesa Mota

Escrito con la agudeza que tiene su autor, mi apreciado amigo Lorenzo Pérez Negrín, de profesión neumólogo y que trabaja --por lo que he podido comprobar con mis propios ojos-- en el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria HUNSC).

18.08.2017. Redacción / Opinión.

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com 

Huroneando por las redes sociales, me encontré la otra mañana con un comentario muy bueno, con un tono muy irónico, sarcástico diría incluso, sobre la supuesta urbanidad de nuestra "civilizada gente isleña", escrito con la agudeza que tiene su autor, mi apreciado amigo Lorenzo Pérez Negrín, de profesión neumólogo y que trabaja --por lo que he podido comprobar con mis propios ojos-- en el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria HUNSC), de Santa Cruz de Tenerife.

El breve texto al que me refiero indica textualmente:

"Estoy verdaderamente encantado de comprobar la gran cantidad de gente que, de un par de semanas a esta parte, separa el plástico y el papel de la basura orgánica. Que tira sus radiografías viejas y medicamentos caducados en los puntos SIGRE de las farmacias.

Lloro de emoción --subraya el mencionado galeno-- al ver que la gente ya no tira los enseres viejos en los barrancos, sino que los deposita en el Punto Limpio. Que ya no tira aceite por el fregadero. Que recoge sus colillas de la arena cuando van a la playa.

Es maravilloso comprobar --añade el doctor Pérez Negrín--que los nuevos ambientalistas concienciados, van a pescar y ya no dejan las rocas y los charcos llenos de mierda. Que hacen botellón y no dejan un solo resto en el suelo. Que sólo compran productos locales para apoyar al pequeño comercio y reducir la huella de carbono de productos importados.

De repente, la conciencia ecológica se ha despertado --concluye Lorenzo--. Y todo gracias a las microalgas. O la macromierda. Vaya usted a saber".

Como ven, una acertada crítica a la "excelente" educación cívica de muchos habitantes de estas Islas. Y yo añadiría: no solo la mayoría de los residentes. También hay que incluir a mucho guiri gamberro y malcriado que nos visita. Y eso que no soy partidario de la "turismofobia". Por si acaso. Pero es lo que hay, desgraciadamente.

 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: