Desde La Mesa Mota

No quiero para este Archipiélago una autonomía totalmente descafeinada, en la que el Gabinete de Clavijo ha de estar mendigando a Madrid dineros para hacer carreteras y que los isleños estemos pendientes de que se firmen quince convenios

29.12.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

El de Canarias es un Gobierno que no gobierna. Y el Parlamento regional es algo completamente inútil, porque ni legisla ni controla al Ejecutivo, dos de las principales funciones del poder legislativo.

No quiero para este Archipiélago una autonomía totalmente descafeinada, en la que el Gabinete de Clavijo ha de estar mendigando a Madrid dineros para hacer carreteras y que los isleños estemos pendientes de que se firmen quince convenios en distintas materias con la Administración del Estado para resolver problemas importantes en esta tierra ultraperiférica y singular.

Por otro lado, tenemos un Parlamento que prácticamente no hace nada, mientras los 60 diputados (en la próxima legislatura serán diez más, hasta llegar a los setenta, una auténtica vergüenza) sí saben subirse los sueldos puntualmente, como si fueran funcionarios públicos y asignarse unos emolumentos que son de escándalo, con sus dobles pagas incluidas, cuando los períodos de sesiones no abarcan más de ocho meses.

En lugar de reducir drásticamente los gastos y el número de escaños, estos caraduras no tienen vergüenza y, entre casi todos, acuerdan ampliar la Cámara a 70 parlamentarios y ni se ruborizan por ello, en unas Islas donde siguen existiendo importantes bolsas de pobreza y de miseria, como ha n reconocido instituciones tan serias como Cáritas, que depende de la Iglesia y que realiza una ingente labor social en el Archipiélago, como otras organizaciones gubernamentales.

La mediocridad de la clase política en general es tan patente que quien esto escribe no acudirá a votar el próximo mes de mayo, porque me da vergüenza ir a un colegio electoral para depositar un voto a favor de cualquiera de estos mangantes. Y como lo pienso, se lo digo a ustedes, amables lectores. ¡Ya está bien de que nos tomen el pelo! No corrí hace cuarenta años huyendo de la policía antidisturbios para contemplar este bochornoso espectáculo. ¡Qué pena!

Imagen: parcan.es | CEDIDA

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.