Unas declaraciones muy desafortunadas


NOVEDADES

Unas declaraciones muy desafortunadas

Paco Pérez   29-01-2018   19:01:32   Tagoror Digital

Centenares de mujeres que trabajan en los pisos de los establecimientos hoteleros reciben unos salarios de miseria y aceptan trabajar en esas condiciones porque no les queda más remedio, porque menos da una piedra, pero no porque estén a gusto

29.01.2018. Redacción / Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Como éramos pocos, parió la abuela. El presidente de la patronal hotelera de la provincia tinerfeña (Ashotel), un tal Jorge Marichal, se ha sacado una frase muy desafortunada y ha afirmado en unas declaraciones a la prensa que "en este país, quien se deja explotar es porque quiere".

Como se nota que el señor Marichar no es una "kelly" (camarera de piso) de un hotel tinerfeño, donde son maltratadas y muy mal pagadas, con salarios que en ocasiones no llegan a los seiscientos euros mensuales por jornadas diaria de diez y doce horas, durante las cuales tiene que arreglar y limpiar unas veinte habitaciones por trabajadora, además de las zonas comunes.

Cuando el sector hotelero de las Islas está viviendo una de sus mejores épocas, con un alto índice de ocupación, muchos empresarios no pagan ni la mitad de las horas extras de sus trabajadores y muchos de ellos ofrecen contratos parciales de cuatro horas y luego exigen que se hagan turnos completos, el señor Marichal tiene la desfachatez de pronunciar esa desafortunada frase que, sin duda, está dando mucho que hablar en la redes sociales, porque todo el mundo sabe que existen colectivos del sector turístico que sí están verdaderamente explotados por unos empresarios sin escrúpulos.

Centenares de mujeres que trabajan en los pisos de los establecimientos hoteleros reciben unos salarios de miseria y aceptan trabajar en esas condiciones porque no les queda más remedio, porque menos da una piedra, pero no porque estén a gusto haciendo camas y limpiando baños y otras estancias de habitaciones y apartamentos turísticos a toda prisa, sin tiempo en ocasiones para poder ir a orinar.

Tras la crisis de hace unos años, el sector turístico se ha recuperado muy pronto, pero esa recuperación no ha tenido ninguna repercusión en los salarios, lo que quiere decir que los empresarios obtienen ahora más beneficios. Que triste es todo esto.

Paco Pérez

24

Periodista

 

 

Aviso Legal: Tagoror no se hace responsable de los comentarios y opiniones de sus colaboradores.