Opinión

Nuestros cerebros funcionan, o se supone que así debe ser

09.10.2018. Redacción | Opinión

Por: Esther María Hernández Hernández

Escritora y Poeta

Caminando por las letras-El Coaching es mi vida y #Bichadoszero

Nuestros cerebros funcionan, o se supone que así debe ser. Actualmente, los seres humanos tenemos un mayor conocimiento sobre este organo que nos permite cumplir con una serie de procesos, que permiten que podamos tomar decisiones, además, los sentimientos desempeñan un papel fundamental en este culebrón de información aún por descubrir.

Pensamientos o sentimientos, cerebro o corazón. ¿Quién manda? ¿Quién es el verdadero protagonista de esta historia que busca un porque de lo que nos sucede a los seres humanos?

Infinidad de interrogantes se almacenan la memoria del disco duro de nuestros cerebros. A partir de ahí, emprende un camino largo hasta llegar al Hotel Corazón, donde el cerebro ha enviado un correo electrónico para informar de mi visita inesperada.

Toco como quien toca el timbre para sorprender a aquella que persona que hace siglos que no ves, y estás deseando reencontrarte. Tú estado de ánimo es de alegría, contangias a todo aquel que pase cerca de ti...y de repente te abren, y tras esa puerta, alguien que te observa con cara de sorpresa, y no te reconoce, preguntando quien eres, educadamente te pide que te marches...tu igualmente sorprendido no entiendes nada, pero haces lo que te pide, y te vas, en estado de shock, con cientos de interrogantes, pero te vas.

Lo positivo y lo negativo de nuestra existencia se cruza en el camino que recorremos día a día. Se juntan y saltan chispas. La alegría y la tristeza no se soportan, no se toleran, no se quieren ver las caras, pero están en este espacio llamado universo, inmensamente tóxico donde los malos presagios han ocupado gran parte de ese espacio y lo han contaminado agentes contaminantes altamente peligrosos para nuestra salud física y sobre todo mental.

Agentes contaminantes son aquellos que juegan con los sentimientos y buena fe de aquellas personas que poseen un cerebro que funciona y un corazón puro.

Esto es debido a que cultivan correctamente sus estados de ánimo, esto les permite actuar con sentido común, algo que desgraciadamente, no todos los seres humanos lo llevan consigo, presumen artificialmente, no esta incrustrado en su ADN, simplemente cometen el delito de robarselo a personas inocentes para utilizarlo en su propio beneficio, esto es un cultivo negativo, que debemos todos alejar de nuestro espacio personal.

Estos agentes tóxicos vienen a alterar nuestro proceso de vida donde la crueldad no tiene espacio libre para vivir, solo en el cubo de la basura, lugar donde tienen que ir los residuos, como lo son estos elementos que no tienen ningún tipo de utilidad positiva en nuestro planeta Tierra.

Vamos a cultivar estados de ánimo y pensamientos de vida positivos que nos aporten en nuestra vida, la presencia de seres humanos con una mente y corazón límpios donde las buenas intenciones se coman con papas a todos aquellos de mente y corazón podridos.

La vida es bella, no matemos esos valores que nos hacen ser seres humanos antes que seres destructivos sin importar el daño que podamos hacer y no nos importe lo que esté sucediendo.

Abramos muy bien los ojos, y miremos con los ojos del corazón lleno de amor para dar y recibir.

Esther Maria Hernández Hernández

Esther Maria Hernández Hernández

Escritora y Poeta.Autora del Poemario "e;LA POESIA EN MI VIDA"e; Ed Libros Mablaz. Madrid. 2014.
Colaboradora en La Voz de la Palma, Creadora de la Página "e;CAMINANDO POR LAS LETRAS"e;, en la red social facebook.

Sígueme: