Política

El objetivo del documento es evitar la pérdida del mayor número de puestos de trabajo posible y reducir la duración de la crisis económica

13.04.2020 | Canarias

Coalición Canaria-PNC presentó hoy un documento que bajo el nombre `Plan para el futuro social y económico de Canarias; recoge más de 120 medidas que tienen por objetivo minimizar el impacto de la crisis económica y social provocada por el COVID-19 y acelerar la recuperación para evitar la pérdida de puestos de trabajo. El documento fue presentado por el secretario general nacional de CC-PNC, José Miguel Barragán, y por el coordinador del documento, el senador autonómico Fernando Clavijo, quienes destacaron la implicación en este documento de expertos, representantes de los distintos sectores productivos y líderes nacionalistas con experiencia en el gestión pública.

En total, se trata de más de 120 medidas que tienen una cuantificación de unos 2.500 millones de euros y un horizonte temporal de dos años (mayo de 2020 a mayo de 2021). Pero se plantea también que pueda prorrogarse en el tiempo y actualizarse si fuese necesario. Según detallaron ambos líderes nacionalistas, esa inversión se repartiría entre los 1.000 millones (de los 1.500 que debe el Estado a Canarias por sentencia firme -incumplimiento convenio Carreteras) a los que se suma 500 millones de los 1.700 millones en remanentes de tesorería que las corporaciones locales canarias tienen en los bancos y que gestionados por esas administraciones, sumarían recursos, gestión y esfuerzo y 1.000 millones créditos ICO al 0% de interés.

Barragán y Clavijo explicaron que aunque tanto Madrid como Bruselas deben articular planes y medidas especiales para Canarias atendiendo a sus singularidades, nuestro REF y nuestro Estatuto y la condición de región ultraperiférica “no podemos esperar por el Gobierno central o por la UE”. “Es necesario que con nuestras herramientas y recursos Canarias comience a hacer su tarea, a tomar decisiones y medidas que nos permitan luego, cuando llegue esa financiación extra desde fuera, se termine de acelerar nuestra economía”.

El secretario general nacional de CC-PNC explicó que este trabajo “que proponemos al Gobierno, al que ya se le ha remitido, resto de partidos políticos y agentes sociales para su debate y valoración” se suma a los numerosos paquetes de acciones remitidos en las últimas semanas, desde el minuto uno de la crisis, para mejorar la gestión de la crisis sanitaria y social. Y explicó que “entendemos que nuestra responsabilidad como principal partido de la oposición es sumar en la búsqueda de soluciones; el momento de la crítica no es ahora” ya que “en estos momentos lo que tenemos que hacer todos es arrimar el hombro, y cada uno desde su ámbito de responsabilidad, aportar para superar cuanto antes y con el menor daño social y económico esta situación”.

En este sentido, agregó que “entendemos que de esta situación no se sale en solitario; es necesaria la suma de esfuerzos para que la recuperación sea lo más rápida posible y el impacto en el empleo el menor y durante el menos tiempo posible. Y para ello, se necesita la implicación de todos los sectores y de toda la sociedad”. “Esta situación”, prosiguió, “requiere de responsabilidad colectiva y de responsabilidad individual; no hay colectivo que no sea necesario y no hay canario o canaria que no sea fundamental para recuperarnos”.

Por su parte, el senador autonómico destacó que el objetivo de este trabajo es evitar que Canarias llegue tarde a la crisis económica igual que se llegó tarde a la crisis sanitaria “cuanto antes la empecemos a trabajar en la segunda crisis; menores serán sus efectos”. Así aseveró que para sobrevivir en los próximos dos años, hay que tomar decisiones ya; hay que buscar recursos financieros y procedimientos ágiles para ayudar a los ciudadanos” a lo que añadió que “para mantener los servicios públicos y ayudar a los más desfavorecidos es necesario cuanto antes iniciar la recuperación de la economía y el empleo, garantizando así los ingresos públicos de nuestra Comunidad”.

Clavijo explicó que este plan que contiene medidas generales, medidas por sectores, a medio y largo plazo, busca que las consecuencias sociales y económicas sean coyunturales, y duren lo menos posible, y no permanentes. “Nuestra intención es que las distintas medidas de carácter general y sectorial vayan `apuntalando´ la actividad de los distintos sectores y actividades económicas para que el daño económico y en el empleo sea el menor posible y, al mismo tiempo, combinarla con acciones y medidas sociales que permitan, ‘dar sostén’ a quienes han resultado más dañados por la crisis para “acompañarlos” en la salida de la misma; hasta que sus empleos se recuperen y hasta que logremos volver a situación previa a la aparición del COVID-19”.

Para que ello sea posible es necesaria la reactivación económica que permita no solo la creación de empleo sino que ese empleo y esas empresas contribuyan con sus impuestos y así poder sostener las prestaciones sociales y la protección de los más vulnerables. Las dos vías deben ir de la mano si lo que se quiere plantear es una salida realista de la crisis, apuntó el senador nacionalista.

CC-PNC avanza que la desaparición de la actividad turística tendrá un efecto dominó sobre el resto de los sectores económicos de Canarias, que tenían en el mercado turístico su principal nicho de consumo y no existe, ahora mismo, alternativa alguna para compensar las pérdidas que producirá el “cero turístico”. La recaudación de los impuestos canarios —el bloque REF— se desplomará y afectará a la financiación de los Cabildos y Ayuntamientos de Canarias.

“Nos enfrentamos, por tanto, a una coyuntura social, económica y política sin precedentes en el periodo democrático” y aunque “no podemos predecir el futuro, sí debemos anticiparnos a los escenarios más desfavorables, lo que nos haría ganar tiempo en el proceso de recuperación”. En este sentido, el senador explicó que existen estimaciones que cifran que, de media, prácticamente un 0,2% de nuestro crecimiento económico se puede ver comprometido por cada 10% de PIB afectado por semana que vaya transcurriendo y, como el empleo es consecuencia del crecimiento económico, parte de la estructura económica corre el riesgo de desaparecer y, con ella, el empleo en porcentajes similares, con el consiguiente incremento de la tasa de paro”.

El objetivo es actuar con celeridad, firmeza y con la fuerza necesaria para evitar que ese periodo de apagón de nuestra economía no termine transformándose en una depresión prolongada. “Sin una respuesta rápida, será muy difícil que haya una recuperación a medio plazo y habrá consecuencias sociales muy dramáticas que las familias canarias no se merecen”.

Con los 2.500 millones de inyección que prevé este trabajo “pretendemos dinamizar a los diferentes sectores económicos de la economía canaria para, de manera sectorial, pero también general, poder frenar la destrucción de empleo en algunos sectores y potenciar la generación de empleo, la cohesión social y la riqueza para así evitar una recesión que genere pobreza y desigualdad” agregó Clavijo.

Como coordinador de este trabajo, Fernando Clavijo recordó que los principales protagonistas de esta propuesta “son los canarios” y por ello, desde CC “planteamos un conjunto de medidas que posibiliten la protección de las familias y hogares más vulnerables, las que han sufrido un mayor impacto en su economía por la crisis sanitaria: y a las que no podemos dejar atrás ni olvidadas bajo ningún concepto”.

Así, Clavijo destacó 10 de las más de 120 medidas recogidas en este trabajo:

Complementar durante dos años, de manera extraordinaria, las pensiones no contributivas en Canarias, equiparándolas al Salario Mínimo Interprofesional (SMI)

Establecer una Renta Básica Ciudadana no condicionada el Estado de Alarma vigente que pueda ser concedida de forma rápida y directa por el Gobierno de Canarias, sustituyendo así cualquier otro tipo de ayuda cuyo tiempo de tramitación compromete la supervivencia de personas y familias dependientes.

Organizar con los Cabildos y Ayuntamientos de Canarias una Red Logística de Abastecimiento que entregue una Cesta de Primera Necesidad a las familias que se vean afectadas por la crisis y carezcan de ingresos suficientes para adquirir productos básicos de alimentación.

Durante los ejercicios 2020 y 2021, aprobación de la bonificación del 50% de la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para todas aquellas personas con más de cinco años de residencia en Canarias.

Suspensión del pago de las hipotecas, así como de los intereses, para aquellos trabajadores y trabajadoras, pymes y autónomos que pierdan sus empleos, formen parte de un ERTE, o se vean obligados a paralizar o suspender su actividad económica.

Reconocer la prestación por desempleo para los trabajadores/as de hogar y cuidados, único sector excluido de este derecho. Integrar de forma inmediata a este colectivo en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Y habilitar medidas excepcionales para la suspensión de las cuotas de cotización a la Seguridad social de los y las empleadoras laboralmente activos/as afectados/as por la crisis del COVID-19 o, de aquellos/as que se hayan visto obligados a realizar nuevas contrataciones para reforzar los cuidados en época de confinamiento, en aras de evitar sobrecostes que conlleven nuevos despidos o reducción de salarios.

Medidas para garantizar el suministro energético en todos los hogares. Nuestro sistema eléctrico, aislado, con varios subsistemas aislados necesita mantenerse en perfecto funcionamiento para garantizar el suministro de la población. Exigir a las empresas suministradoras y de transporte las máximas garantías para que no se produzcan carencias en el suministro energético y mucho menos situaciones no deseadas de ceros energéticos.

Vigilancia y control de los precios para evitar el incremento y la carestía en productos de primera necesidad, especialmente en las islas no capitalinas.

Bonificación del 100% de la cuota a los autónomos y empresas de menos de 10 empleados durante el tiempo que dure la crisis y bonificación del 50% durante los seis meses posteriores.

Incremento de los fondos para la Formación Profesional, formación para el empleo y universitario.