Política

“Canarias no puede ser ni una cárcel, ni un lugar de destierro ni un cementerio de esperanza”

 

23.09.2020 | Madrid 

“Los emigrantes hacinados en los muelles y abandonados a su suerte, los parados creciendo para superar al 50% de la población activa, los hoteles cerrados a cal y canto, el comercio agonizando, la agricultura y la industria que vivían de los turistas, en quiebra y las corporaciones públicas sin recursos y en la asfixia financiera”, este es, como detalló el senador de la Comunidad Autónoma de Canarias, Fernando Clavijo, “el cuadro tenebroso de una tierra que en muy pocos meses se convertirá en un cementerio del estado del bienestar”.

Clavijo, que interpeló hoy en el Senado al ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, denunció que “el archipiélago se enfrenta a una situación catastrófica como jamás se ha vivido” mientras las islas comprueban que “nadie hace nada; nadie nos escucha y todo son promesas y palabras mientras la gente se desespera”.

El senador de CC-PNC exigió al Gobierno que “no transformen a Canarias en una cárcel para inmigrantes, porque es lo que parece que están haciendo” y añadió que “Canarias no está dispuesta a ser ni una cárcel, ni un lugar de destierro, ni un cementerio de esperanzas”.

“Los canarios no queremos más que lo que piden otros territorios y el resto de los ciudadanos de este Estado” , prosiguió, “queremos que se nos atienda, que se nos respete, que se de respuesta a nuestros problemas; ni más ni menos” y advirtió que los canarios “no queremos ver ataúdes llegando a nuestras costas, no queremos que crezca la xenofobia, no queremos sentir vergüenza y angustia por el trato que estamos dando a miles de personas”. En definitiva; “no queremos sentir que no importamos, no queremos pensar que nos abandonan y nos dejan a nuestra suerte” pero la realidad es que “es así como son sentimos porque eso es lo que está ocurriendo y no lo vamos a permitir”, concluyó.

En su interpelación al ministro, el senador por la Comunidad Autónoma mostró su “preocupación” por la acusación de falta de solidaridad e implicación del Gobierno canario, cabildos y ayuntamientos manifestada por el ministro a los que reclamó más colaboración y por su desmentido al presidente canario sobre su visita a Canarias.

Además, el senador criticó la falta de autocrítica y puso el acento en la afirmación del ministro Escrivá de que el Estado está buscando pisos del Sareb para atenderlos “lo que significa que efectivamente”, agregó Clavijo, “no los van a derivar y van a convertir Canarias en una cárcel para los inmigrantes”.

El senador nacionalista calificó de “despótico, insolidario e irresponsable” el papel del Estado ante la crisis migratoria que vive Canarias y agregó que “si la migración en territorio peninsular es un problema de todos, es un asunto europeo y una preocupación del Estado, en Canarias no puede ser una cuestión ajena”. El senador nacionalista aseguró que el “arréglate como puedas” con el que el Estado responde a Canarias “evidencia dos cosas: que lo que ocurre en Canarias no tiene importancia para el Estado y que hay un Consejo de Ministros con 22 carteras que no se hablan entre ellas”.

El senador nacionalista criticó la “inadmisible” falta de coordinación dentro del Gobierno para atender el drama humanitario que vive Canarias “con seis ministerios que competencia en la materia que miran a los lados, no hablan entre ellos y no coordinan acciones”. Clavijo cuestionó además la doble vara de medir del presidente Sánchez que actuó ante una crisis migratoria puntual en Valencia implicándose personalmente mientras que en Canarias “no solo mira para otro lado sino que va de vacaciones a las islas “y no destina ni un segundo a ver la realidad de este drama humanitario”.

El senador de CC-PNC denunció que el Estado “ha dejado sola” a Canarias ante la realidad de un repunte migratorio que “ni es nuevo ni es sorprendente”, ya que hace meses que se venía anunciando y previendo un cambio en las rutas; “hace meses que Canarias estaba señalada como un nuevo destino para el tráfico de cayucos en el Atlántico por lo que nadie puede decir que se trata de una sorpresa”, agregó.

“La realidad”, continuó Clavijo, “es que las responsabilidades están repartidas y afectan como mínimo a seis ministerios y todos miran para otro lado, se encogen de hombros, y no asumen ninguna responsabilidad ni iniciativa”.

Así, detalló los problemas que existen ahora mismo en materia migratoria en Canarias: “el sistema de detección y alerta temprana de embarcaciones (SIVE) no funciona, el despliegue de recursos para atender a los emigrantes que pisan tierra es absolutamente lamentable; no se han puesto a disposición de la atención a los migrantes infraestructuras vacías del Estado en las islas” y todo ello ha generado “una situación indigna e impresentable, que ha terminado con la pedestre idea de alojar a los migrantes en centros hoteleros de las Islas”.

Para Clavijo, “la chapuza y la improvisación intenta tapar el escándalo de la falta de previsión de centros de acogida” e irónicamente añadió “y aún tenemos que estarles agradecidos pues, como dijo la secretaria de Estado de Migración ‘así se ayuda a reflotar el sector hotelero de las Islas’; el colmo del cinismo y la desfachatez”.

El senador canario puso también el acento en la ausencia en esta crisis migratoria de la ministra de Política Territorial, la canaria Carolina Darias, de la que depende la Delegación del Gobierno en Canarias y apuntó que “echo de menos que habiendo una ministra canaria en este Gobierno y con competencias en esta materia no esté hoy en la tribuna para hablar de este problema”, y añadió “pero lo entiendo porque debe dar mucho coraje o mucha vergüenza el abandono y el desprecio con el que se está tratando a Canarias y a las miles de personas que estamos tratando con tanta falta de humanidad”.

Para el senador “esa vergüenza” se vuelve muchísimo mayor “cuando se compara con el comportamiento “responsable y coherente” de aquel otro Gobierno ante la crisis de los cayucos del año 2006. “En ese momento se trabajó con lealtad y coordinación; se articuló una ofensiva diplomática con los países emisores, se logró y articuló una red de acogida con la solidaridad de otros territorios para derivar a quienes llegaron a nuestras costas y se dotó de medios materiales y humanos la atención en playa y las labores de vigilancia”, prosiguió el senador. “No se nos dio la espalda y todo el aparato del Estado se implicó para frenar lo que era un drama humanitario como el que ya estamos viviendo y logramos la máxima implicación del Frontex; una implicación que el Gobierno ni siquiera se ha planteado en esta crisis”. agregó. “Pero eso fue en 2006; hoy la realidad, del Gobierno y del PSOE es otra bien distinta y hoy también es verdad que tenemos un Gobierno de Canarias que está más preocupado de agradar a Madrid que de defender a las islas”.

Para el senador los hechos están demostrando que el Gobierno central “se ha desentendido de Canarias; se desentiende la ministra canaria, el ministro del interior, la ministra de exteriores, el de transporte, la de defensa y usted que no encuentra hueco en su agenda para viajar a Canarias” porque la realidad es que “todos se desentienden siguiendo el ejemplo del presidente Sánchez”. “Nos faltan al respeto y nos fallan como responsables públicos”, agregó.

El senador advirtió también que el “abandono” del Estado en este asunto “va más allá de la crisis migratorio” y se preguntó “si este Gobierno no es capaz de responder ante cuatro mil personas que vienen huyendo de la desesperación y la pobreza, ¿qué podemos esperar cuando es todo un pueblo el que pide soluciones?”. Para el nacionalista, “la ceguera y el desentendimiento del Gobierno con la emigración en Canarias no es más que la crónica anunciada de una vieja política con las Islas; Una crónica que está plagada de desprecios y desaires”.

Imagen: Fernando Clavijo, senador por Tenerife de Coalición Canaria-PNC | CEDIDA