Política

Pero a pesar de las reacciones dispares que ha obtenido, han sido muchos empresarios, así como políticos de primer nivel, que han llamado a la dirigente local para trasladarles su apoyo incondicional en su candidatura

26.08.2018. Güímar

Desde que el Partido Popular de Güímar hiciera pública la iniciativa que va a llevar el próximo mes de siempre a su Comité Local en el que propondrá a Carmen Luisa Castro como cabeza de lista del PP en la candidatura a presidir el Cabildo Insular de Tenerife, la noticia no ha dejado indiferente a nadie, siendo miles los comentarios y las reacciones ocasionadas.

Pero a pesar de las reacciones dispares que ha obtenido, han sido muchos empresarios, así como políticos de primer nivel, que han llamado a la dirigente local para trasladarles su apoyo incondicional en su candidatura, ya que consideran que “puede ser una gran presidenta de Tenerife y llevar a la Isla a lo más alto”.

En cuanto a las declaraciones realizadas desde la oposición, el PSOE de Güímar, y en concreto sobre su portavoz, ha hecho unas declaraciones muy desafortunadas diciendo que era “inmoral que se sustente un posible nombramiento de Carmen Luisa Castro a la Presidencia insular utilizando una estrategia pasada”, solo cabe decirle que hay actuaciones verdaderamente inmorales y que apenas se cuestionan, como es el hecho de conducir bajo los efectos del alcohol, con la correspondiente retirada de puntos que ello conlleva, y luego acudir a los plenos de la corporación local conduciendo en moto sin carnet, eso sí es inmoral; así como que un concejal del partido socialista esté cobrando una paga vitalicia por no tener nada, por andar más tieso que un manojo de porros por todo el municipio de Güímar. Inmoral también es que el Diputado del Común contrate a una concejal socialista para su gabinete a través de una empresa privada para no contratarla directamente, y así evitar comentarios digan que ha contratado a una socialista; inmoral es llevar al juzgado a su vecina, de toda la vida, por el tema de los reparos, cosas que ella no ha llevado para su casa sino cosas que se han hecho en el pueblo, eso sí es ser inmoral.

Ahora bien, en referencia a las declaraciones vertidas por responsable de Política Territorial del Cabildo sobre Carmen Luisa Castro, considerándola “una ignorante y que no está preparada para llevar ni Güímar ni la Isla”, se observa claramente una señal de miedo, ya que el PSOE no debería meterse a opinar en los candidatos de otra formación. Este tipo de actuaciones se traducen en ser declaraciones de un consejero reprimido, cuando incluso él mismo reconoció una vez, off the record, a concejales de otras formaciones políticas del Ayuntamiento de Güímar, que si cambiaba la calificación de los terrenos en Güímar “la loca de la alcaldesa se los llenaba de hoteles”. En resumen, son solo el reflejo de un consejero reprimido.