Actualidad

La Consejería de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, a través de Turismo de Islas Canarias, sorteó 30 viajes a las islas entre personal sanitario

La época estival por fin ha llegado y con ella se esperaba una importante actividad en el sector del turismo. Pese a que ya se efectúan vuelos internacionales desde finales del mes de junio, el principal objetivo de la patronal no está centrado en captar turistas extranjeros, como viene siendo habitual, sino en hacer lo propio con los viajeros peninsulares.

En este contexto, la Consejería de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias ha puesto en marcha la campaña “Entra en fase tranquilidad”, que tiene como objetivo promocionar el archipiélago canario como destino vacacional entre los españoles a través de diferentes iniciativas en diversos medios y plataformas. La campaña, que fue presentada a principios de julio por la consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, concentrará su actividad entre los meses de julio septiembre, aunque también se han planeado acciones promocionales para los meses de otoño, pensando especialmente en aquellos viajeros habituales que escogen Canarias como destino en esta época del año atraídos por su clima.

Precisamente el clima, con temperaturas suaves durante todo el año, unido a la belleza de los espacios naturales con los que cuenta el archipiélago, funcionan como principal atractivo de esta campaña. Bajo el lema “Entra en fase tranquilidad”, Turismo espera atraer a los viajeros peninsulares, presentando el archipiélago no solo como el tradicional destino de sol y playa, sino mostrando la enorme biodiversidad que presentan las siete islas, con más de 256 kilómetros de playas y paisajes salpicados de dunas, volcanes, bosques o parques naturales. Las enormes posibilidades que ofrece el archipiélago canario al viajero, que puede relajarse en la playa, disfrutar de una ruta de senderismo por espacios verdes de inigualable belleza, descubrir el imponente fondo marino de las islas o conocer uno de los volcanes más altos del mundo, entre otras muchas opciones, funcionan como principal reclamo para aquellos turistas nacionales que están buscando un destino de proximidad que conjugue seguridad y calidad.

Otro de los puntos fuertes de la campaña, que ha sido desarrollada por la compañía de titularidad pública Promotur Turismo Islas Canarias bajo un presupuesto de 2,5 millones de euros, es mostrar al archipiélago como el emplazamiento ideal para descansar y desconectar. La infinidad de experiencias que se pueden vivir en las islas, tanto en grupo como de forma individual, se posicionan como un punto clave para aquellos turistas más reticentes a apostar por un destino nacional. Así, no solo es posible pasear por la playa o tomar el sol leyendo o escuchando un libro, una modalidad esta última que ha ido ganando adeptos en nuestro territorio y que cuenta con un catálogo de temáticas muy variadas desde juegos estratégicos hasta de automotivación, sino que también es posible disfrutar de una amplia oferta cultural y de ocio, con opciones para todos los gustos y edades. 

Partiendo de esta visión de Canarias como el lugar ideal para conseguir ese tiempo de relax que tanta falta nos hace, la campaña puso en marcha una de sus primeras iniciativas promocionales para este verano destinada a uno de los colectivos profesionales que más presión ha experimentado en los últimos meses, el sanitario. De esta forma, la Consejería sorteó el pasado domingo día 5 a través de sus redes sociales un total de 30 viajes con estancia de cinco noches en una de las siete islas del archipiélago para dos personas. Con este gesto, la institución quiere agradecer la impresionante labor que los sanitarios han hecho y siguen haciendo en el contexto sociosanitario actual.

Con esta campaña, Turismo espera paliar los efectos negativos que se derivan de la pérdida de los turistas internacionales, que apuestan por viajar dentro de sus propios países de origen, y de la situación económica que se vive en España, que invita a los ciudadanos a optar por viajes más cortos y hacia destinos a los que se pueda llegar en medios de transporte tradicionalmente más baratos como el tren o el vehículo particular.