Turismo y Viajes

La imagen realizada en bronce es obra del escultor Rodrigo Rodríguez

16.07.2018. Puerto de La Cruz

El municipio turístico cuenta desde hoy con una nueva imagen de la Virgen del Carmen. La escultura de la Reina de los Mares ha sido realizada en bronce y es obra del escultor Rodrigo Rodríguez. El espacio donde se encontraba la antigua grúa, detrás de las Casa de las Real Aduana, en pleno muelle pesquero, ha sido el emblemático lugar elegido para su instalación, cumpliendo así con una reivindicación del colectivo de pescadores del municipio norteño.

El acto de inauguración presidido por el Alcalde de la ciudad, Lope Afonso, y el Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores del Gran Poder de Dios, Carlos Carrillo, contó con la presencia de varios miembros de la Corporación municipal, así como con numerosas autoridades militares y civiles. El Vicario Judicial de la Diócesis Nivariense, Luís Joaquín Gómez Jaubert, fue el encargado de la bendición de la venerada imagen.

Esta acción nace de una iniciativa del colectivo de la Cofradía de Pescadores del Puerto de la Cruz, que ha logrado conseguir los fondos necesarios para la creación e instalación de la escultura mediante suscripción popular. Para Carlos Carrillo, presidente de la Cofradía, "la presencia de la imagen de la patrona de los marineros dentro del recinto del muelle de Puerto de la Cruz es un motivo más de orgullo y alegría para muchos marineros y vecinos de nuestro municipio".

Por su parte, el Alcalde portuense, Lope Afonso, se mostró satisfecho de “poder hacer realidad una reivindicación de nuestros pescadores, gracias a la participación popular de cientos de personas que con su aportación han hecho posible que la Virgen del Carmen pueda dar realce a un lugar tan emblemático de nuestro municipio”, aseveró el regidor.

La imagen de bronce, confeccionada por el prestigioso escultor Rodrigo Rodríguez López, quien ha participado en el proyecto de una manera altruista y desinteresada, tiene una altura de 1,80 metros y un peso aproximado de 500 kilos. Está orientada en dirección a la bocana del puerto, sobre un armazón de hormigón revestido de roca de un metro de alto. La fundición de la escultura ha corrido a cargo del taller canario Fornax, quien también ha colaborado con la realización del armazón de la base.

La iniciativa popular surge como anhelo de tener en la calle, en el día a día, a la Virgen del Carmen, impulsada por un grupo de vecinos del Puerto de la Cruz, motivados por la devoción que este municipio profesa a esa imagen. Estos consideraron para ello, que ningún rincón es mejor que el muelle, donde año tras año miles de personas muestran su devoción por ella.