Desde La Mesa Mota

Las vitaminas, como ustedes deben saber, son fundamentales para el buen funcionamiento de todos los órganos del cuerpo y cuando existe carencia de alguna de ellas en el organismo, éste se afecta en algún sentido

22.10.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Las vitaminas, como ustedes deben saber, son fundamentales para el buen funcionamiento de todos los órganos del cuerpo y cuando existe carencia de alguna de ellas en el organismo, éste se afecta en algún sentido.

Debido a ello, es fundamental conocer las funciones de cada vitamina, los efectos que tiene su deficiencia en nuestro organismo y qué alimentos nos lo proporciona.

Veamos las cualidades de cada una de ellas, los efectos que produce en el organismos sus carencias, así como los alimentos que las poseen en mayor cantidad.

Vitamina A

El cuerpo no almacena esta vitamina y el cuerpo requiere diariamente 5.000 unidades de dicha vitamina. Es esencial para el cutis y la vista y, a la vez, fortalece el cabello y las uñas.

Efectos del insuficiente suministro de esta vitamina: Puntos rojos en su piel, enfermedades en los ojos, pelo seco y débil y propensión a las infecciones.

Está presente de manera especial en alimentos como las judías verdes, las zanahorias, el hígado, los riñones, los melocotones, el huevo, la leche y sus derivados, los albaricoques secos y las ciruelas.

Vitamina B

No se almacena en el cuerpo, por lo que hay que suministrarla diariamente. Es la vitamina de la vitalidad y de la energía. Se encuentra en el hígado y en los cereales. La fuente más rica es la levadura de cerveza.

Vitamina B-1 Ayuda considerablemente a la oxigenación y respiración de las células y al buen funcionamiento del aparato digestivo, del corazón, de las glándulas, del cerebro y del sistema nervioso.

Alimentos que la contiene: La leche y sus derivados, la judía, la espinaca, los guisantes, la yema de huevo, la col cruda, las zanahorias, las avellanas y nueces, el bróculi, los tomates, las lentejas, los plátanos y melocotones.

Vitamina B-2 Esta vitamina cuyo consumo diario debe ser de 2.5 mg, aproximadamente, ayuda a la oxigenación de las células, fortalece la visión, el cabello, las uñas y la piel.

Efectos del insuficiente suministro de esta vitamina: Anemia, la caída del pelo y la falta de vitalidad.

La levadura de cerveza, la leche, las ciruelas, el pescado, las espinacas y las legumbres son elimentos ricos en B-2.

Vitamina B-3: También conocida como niacina, es efectiva para mejorar la circulación y reducir el nivel de colesterol en la sangre; es importante para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y para la formación y mantenimiento de una piel saludable, lengua y tejidos del sistema digestivo. Es necesario, incluso, para la síntesis de las hormonas sexuales.

Los altos niveles de esta vitamina pueden debilitar la tolerancia de la glucosa, por esto debe ser consumida con cuidado por las personas con diabéticas, según algunos especialistas. No obstante, cantidades en pequeñas dosis han demostrado ser de ayuda para bajar los niveles de glucosa en pacientes con diabetes tipo 2. Sus fuentes naturales son la levadura, productos integrales, salvado, vegetales de hoja verde, legumbres, huevos, hígado, aves de corral, etc.

Vitamina B-6 Produce anticuerpos y glóbulos rojos, ayuda a la digestión y es esencial para el buen funcionamiento de los órganos sexuales femeninos. Actualmente se está estudiando como una posible medicina para curar la esterilidad. Se usa también para contrarrestar el acné en adultos. Se encuentra en la levadura de cerveza, los cereales integrales, el pan integral, la yema de huevo y las ensaladas crudas.

Vitamina B-8 También conocida como biotina o vitamina H, es esencial para el metabolismo de grasas y proteínas e igualmente se necesita para procesar la glucosa. Sus fuentes naturales son el hígado, las nueces, la mantequilla, los chícharos, la yema de huevo, la coliflor, el cereal, productos de grano, la levadura, etc.

Vitamina B-12 Esta una vitamina antianémica es fundamental para el metabolismo de las grasas y proteínas. La B-12 estápresente en la leche, el huevo, el hígado, los ríñones y el pescado.

Vitamina C

Esta vitamina se usa cada vez más en la medicina moderna para combatir numerosas enfermedades. Entre sus funciones está la de reforzar las sustancias intercelulares, fortalecer las paredes de los vasos capilares y las encías. Ayuda a combatir las infecciones y a cicatrizar las heridas. Normalmente se necesita una dosis de 1.500 unidades diarias.

Son ricos en ella alimentos como el melón, la naranja, la fresa, la col cruda, el pepino, la piña, la manzana, la pera, el aguacate y la lechuga.

Vitamina D:

Es la vitamina que controla el fósforo y el calcio en el organismo. Es indispensable para el mantenimiento de los huesos y los dientes.

La D está presente en los rayos solares, el pescado (especialmente las sardinas) y el huevo.

Un poco de información sobre las distintas vitaminas nunca viene mal a nadie, aunque tampoco hay que obsesionarse con las pastillas específicas que las contienen, y su ingesta ha de ser recomendada por un profesional de la salud, ya sea un médico o un nutricionista especializado en este asunto. Sin su consejo no deberíamos tomarlas sin ton ni son. 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: