Desde La Mesa Mota

Debido a la enorme incidencia de la diabetes tipo 2 entre la población en Canarias (una de las mayores tasas de esta dolencia crónica en el mundo), parece conveniente difundir qué es la neuropatía diabética

20.10.2019  Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Debido a la enorme incidencia de la diabetes tipo 2 entre la población en Canarias (una de las mayores tasas de esta dolencia crónica en el mundo), parece conveniente difundir qué es la neuropatía diabética, sus síntomas y los tipos que existen de esta complicación que pueden padecer las personas diabéticas.

Descripción general

La neuropatía diabética es un tipo de daño en los nervios que puede producirse si tienes diabetes. Un nivel alto de azúcar en sangre (glucosa) puede dañar los nervios en todo el cuerpo. La neuropatía diabética afecta, con mayor frecuencia, los nervios de las piernas y de los pies.

Según los nervios afectados, los síntomas de la neuropatía diabética pueden abarcar desde dolor y entumecimiento de las piernas y los pies hasta problemas en el sistema digestivo, el tracto urinario, los vasos sanguíneos y el corazón. En algunas personas, estos síntomas son leves. Sin embargo, en otras, la neuropatía diabética puede ser bastante dolorosa e incapacitante.

La neuropatía diabética es una complicación frecuente y grave de la diabetes. Sin embargo, por lo general, su desarrollo puede prevenirse o retrasarse mediante controles estrictos de los niveles de azúcar en sangre y un estilo de vida saludable.

Síntomas

Hay cuatro tipos principales de neuropatías diabéticas. Puedes tener uno o más tipos de neuropatía. Los síntomas dependerán del tipo que tienes y de los nervios afectados. Por lo general, los síntomas aparecen de forma gradual. Puede ser que no notes nada anormal hasta que el daño nervioso sea de consideración.

Neuropatía periférica

La neuropatía periférica es el tipo más común de neuropatía diabética. Afecta en primer lugar a los pies y las piernas, seguidos de las manos y los brazos. Por lo general, los signos y síntomas de la neuropatía periférica empeoran durante la noche. Entre ellos se encuentran los siguientes:

entumecimiento y capacidad reducida para sentir dolor o percibir cambios de temperatura;

Sensación de hormigueo o ardor

Dolores o calambres agudos

Mayor sensibilidad al tacto (para algunas personas, incluso el contacto con las sábanas puede resultar doloroso)

Debilidad muscular

pérdida de reflejos, especialmente en el tobillo;

pérdida del equilibrio y la coordinación;

Problemas serios en los pies, como úlceras, infecciones, y dolor en los huesos y las articulaciones

Neuropatía autonómica

El sistema nervioso autónomo controla el corazón, la vejiga, el estómago, los intestinos, los órganos sexuales y los ojos. La diabetes puede afectar los nervios en cualquiera de estas zonas y es probable que provoque lo siguiente:

Ausencia de síntomas de nivel bajo de glucosa en la sangre (hipoglucemia asintomática)

Problemas en la vejiga, entre ellos infecciones en el tracto urinario o retención o incontinencia de orina.

Estreñimiento, diarrea incontrolable o ambas

Vaciamiento lento del estómago (gastroparesia), lo que puede producir náuseas, vómitos, hinchazón y pérdida del apetito

Dificultad para tragar

Aumento o disminución del sudor

Problemas para controlar la temperatura corporal

Cambios en la forma en que tus ojos se adaptan a la luz o a la oscuridad

Aumento de la frecuencia cardíaca cuando estás en reposo

Disminuciones abruptas de la presión arterial luego de estar sentado o parado que pueden ocasionar desmayos o sensación de aturdimiento

Disfunción eréctil

Sequedad vaginal

Disminución de la respuesta sexual

Neuropatía radiculoplexopatía (amiotrofia diabética)

La neuropatía radiculoplexopatía afecta a los nervios en los muslos, las caderas, los glúteos y las piernas. Es más frecuente en personas con diabetes tipo 2 o en adultos mayores. Otros nombres para este tipo son amiotrofia diabética, neuropatía femoral o neuropatía proximal.

Los síntomas suelen presentarse en uno de los lados del cuerpo aunque, en ocasiones, pueden diseminarse hacia el otro lado. Es posible que presentes lo siguiente:

Dolor severo en una cadera y muslo o glúteo que ocurre un día o más

Debilidad y encogimiento de los músculos del muslo con el tiempo

Dificultad para levantarte luego de estar sentado

Hinchazón abdominal si el abdomen se ve afectado

Pérdida de peso

La mayoría de las personas mejoran, al menos de forma parcial, con el paso del tiempo, aunque los síntomas pueden empeorar antes de que se perciba una mejoría.

Mononeuropatía

Los mononeuropatía, una neuropatía focalizada, es el daño a un nervio específico de la cara, la parte media del cuerpo (el torso) o la pierna. Es más común en los adultos mayores. La mononeuropatía suele producirse repentinamente y ocasionar mucho dolor. Sin embargo, no suele causar problemas a largo plazo.

Los síntomas por lo general desaparecen sin tratamiento en el plazo de algunas semanas o meses. Los signos y síntomas específicos dependen del nervio afectado. Quizás tengas dolor en los siguientes lugares:

La pantorrilla o el pie

La espalda baja o la pelvis

La parte frontal del muslo

El pecho o el abdomen

La mononeuropatía también puede causar problemas en los ojos o la cara, y esto puede ocasionar lo siguiente:

Dificultad para enfocar

Visión doble

Dolor detrás de uno de los ojos

Parálisis en uno de los lados del rostro (parálisis de Bell)

A veces, la mononeuropatía se produce cuando alguien hace presión sobre un nervio (compresión nerviosa). El síndrome del túnel carpiano es un tipo común de neuropatía compresiva en personas con diabetes. Puede causar adormecimiento o cosquilleo en la mano o los dedos, excepto en el meñique. Es posible sentir debilidad en la mano y dejar caer las cosas.

Cuándo debes consultar con un médico

Solicita una consulta con el médico si tienes lo siguiente:

Un corte o una llaga en el pie que está infectado o que no se cura

Ardor, hormigueo, debilidad o dolor en las manos o los pies que interfiere con tus actividades diarias o tu descanso

Cambios en la digestión, la orina o la función sexual

Mareos

Estos signos y síntomas no siempre significan que tienes un daño en los nervios. Sin embargo, pueden ser un signo de otra enfermedad que requiere atención médica. El diagnóstico y tratamiento tempranos de cualquier trastorno te brindan la mejor oportunidad de controlar tu diabetes y prevenir problemas futuros.

(Datos obtenidos de informes médicos de la Clínica Mayo, de EE.UU., difundidos en Internet).

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.